imagotipo

Cuarto de Guerra

  • Julio de la Cruz

REBOTES. Apenas ascendió en la CNOP nacional Braulio Guerra, en Querétaro comenzó a tambalearse David Palacios. Y es que al joven dirigente estatal lo marca la ironía de no ser nada popular… ¡estando al mando del sector popular! Pero más que eso, la lógica es que esa posición que en 2009 le alcanzó a Pepe Calzada hasta para ganar la gubernatura, ahora sea ocupada por alguien más activo y de preferencia “braulista”.

ALFILES. En San Juan del Río no, porque ahí Braulio ya tiene al alcalde panista Guillermo Vega y al tesorero municipal.

PAGADO. Así queda el compromiso político con la familia Aguilera, que tan bien supo sobrevaluar su relativo apoyo en las elecciones del 2015. Con negocio familiar nuevo, perdón, con partido político ya pueden pintarle cuernos a Dante Delgado y hasta entregar la Secretaría del Trabajo. ¿Será?