imagotipo

Desertificación, resultado de la mala intervención humana

  • Heidy Wagner Laclette

Al ser humano le ha costado trabajo ser consciente de las consecuencias de su intervención en la naturaleza, la tala de árboles y la explotación desmedida de tierras ha generado consecuencias para el medio ambiente.

Con motivo del “Día Internacional Contra la Sequía y la Desertificación” es importante reflexionar respecto a la necesidad del ser humano para modificar su entorno natural para adaptarlo a sus necesidades. Los efectos de la sequía no solo influyen en la agricultura, ganadería y otros sectores económicos sino que también tiene efecto en todos los organismos vivos.

Esto significa que los daños se pueden producir, no sólo en los campos cultivados, sino también en los no cultivados, en zonas naturales protegidas y en la propia sociedad. También  estos daños se pueden clasificar a corto y a largo plazo, afectando no sólo al consumo básico de agua, la agricultura y la ganadería, sino también a actividades industriales básicas y al bienestar y la salud de los habitantes de las comunidades rurales y urbanas.

La principal consecuencia de la sequía es la “desertificación”, que se define como el conjunto de procesos por los cuales una región árida, semiárida o subhúmeda seca, se degrada y, a consecuencia, pierde su capacidad para retener vegetación y se convierte paulatinamente en un desierto.

El caso de la deforestación, la tala y la sobreexplotación agrícola han generado la desertificación y desgaste del subsuelo, trayendo a su vez graves consecuencias, como la contaminación de las tierras y la erosión desmedida, que les hace perder fertilidad, y afectando otras especies de flora y fauna.

En esta fecha conmemorativa, se pretende que instituciones, empresas y ciudadanos se concienticen y se logre “una tasa cero de degradación de la tierra” para garantizar la seguridad alimentaria, mitigar la pobreza rural, el hambre y servir de apoyo frente a los principales problemas ambientales, y recordar que detrás de la desertificación y la sequía se encuentra la falta de desarrollo sostenible y la gestión inadecuada de los recursos naturales.

Sígueme en redes sociales

Facebook Heidy Wagner Laclette

Twitter @heidyDiario