imagotipo

Diálogo Universitario — Reto para candidatos

  • Dr. Manuel Basaldúa Hernández

Quién compita por un puesto de elección popular debe tener una visión multidisciplinar, y ya no solamente política. El “poder” ya no es un elemento suficiente para tener el mando de un estado o de un municipio. Se requiere de sensibilidad ante los problemas y de una preparación profesional para presentar un proyecto efectivo y flexible que resuelva los diversos problemas que se tiene en una urbe contemporánea.

Por ejemplo, la seguridad pública se está convirtiendo en una demanda acentuada en los programas de gobierno de cualquier nivel, porque la sociedad civil se está convirtiendo en una presa fácil e indefensa  ante el crimen.  Basta leer la prensa de Querétaro para enterarse de la crítica condición por la que atraviesa la entidad. Las notas sobre delitos y actos que alteran el orden público cada vez toman una mayor incidencia de aparición, así como de la magnitud que estos cobran.  Sus habitantes y su zona conurbada paulatinamente se están acostumbrando a estos escenarios, y a los reportes periodísticos que están haciendo una narrativa más fluida y puntual sobre los hechos delictivos sin que haya certeza de una toma de decisión contundente que disminuya tales índices.

El fenómeno que estamos experimentando quienes construimos esta ciudad, una ciudad media como la nuestra con fuerte presión demográfica con sus inmigrantes, además del cambio en el sistema de vida provincial hacia uno metropolitano, exige que se supere el nivel de acción de sus gobiernos. La planeación urbana que hasta la fecha se realiza aparece débilmente en las políticas públicas para establecer y regular el crecimiento y comportamiento  en la ciudad.

“Las ciudades son por naturaleza o estructura espacios de permanente conflicto” a decir de Schmidt-Relenberg, 1968, citado por José García Gómez de la Universidad de Baja California, en su escrito “urbanismo y Programas de seguridad pública en la frontera norte ( 2010) . García Gómez, agrega que en la ciudad hay “escenarios de relaciones múltiples y diversas donde los conflictos propios de la vida social pueden expresarse en forma abierta y llegar a convertirse en actos de violencia cuando no logran resolverse pacíficamente. En Querétaro, este aspecto debe atenderse de manera urgente, porque las condiciones de violencia pueden salirse de control.  Hay que trabajar en un enfoque de prevención de  delito, pare reducir el crimen y mejorar el  nivel de vida de nuestra comunidad. Si bien es válido es algunos políticos sigan ascendiendo en sus niveles de gobierno, no deben olvidar que es urgente que la prioridad es el bien común, y la seguridad pública, social, económica y cultural de la población antes que sus aspiraciones personales.  Los candidatos a gobernar deberán saber proyectar la construcción de vías de comunicación e infraestructura que soporte el crecimiento a futuro de mediano y largo plazo, acorde a la transformación de la metrópoli, y a generar alternativas a los impactos negativos en el campo del medio ambiente, por poner otro ejemplo. Como vemos, si la agenda de los candidatos está llena de aspiraciones personales, y no con puntos esenciales a una agenda de desarrollo no se detendrá el deterioro en la seguridad pública, la armonía urbana y del espacio social.

@manuelbasaldua