imagotipo

Dólar: cambio de perspectiva

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

El triunfo electoral de Donald Trump en noviembre del año pasado generó un consenso entre los inversionistas que consideraban que la victoria del candidato del Partido Republicano se traduciría en un impacto positivo para el crecimiento de los Estados Unidos y, que a su vez generaría una perspectiva de mayor inflación provocando una política monetaria más restrictiva.

Esta situación propició la apuesta por una subida en las cotizaciones del dólar frente al resto de las divisas, por lo que se vio en los mercados una fuerte sobreponderación hacia las apuestas a favor del dólar en las carteras.

A principios de 2017 reflejaron estos movimientos a favor de una apreciación del billete verde. Las previsiones apuntaban a que el nuevo gobierno en Washington impulsaría la economía con su nuevo programa, junto a las perspectivas económicas optimistas que generaba el país.

Aunado a esto, factores adicionales impulsaban dichas apuestas alcistas los primeros meses del año; como era la incertidumbre política que reinaba en Europa que podía haber traído consigo el ascenso de partidos políticos euroescépticos. Asimismo, continuaban las dudas respecto a la salud económica de algunos países emergentes, sobre todo China. El gigante asiático se encuentra en un proceso de desaceleración con riesgos generados por un sistema financiero poco transparente.

Ahora bien, con el paso de los primeros seis meses del año y ante las complicaciones que ha enfrentado Donald Trump desde los primeros días de su gobierno y el triunfo de políticos pro europeos en las elecciones de Países Bajos y Francia; se generó en el mercado una visión no favorable a una apreciación del dólar, cuestión que empieza a propiciar un movimiento contrario.

Con el transcurrir de dichos eventos que contradijeron las expectativas del mercado, orilló a los inversores a tener que reducir sus posiciones en dólares para limitar sus pérdidas. Tomando en cuenta el Dólar Index podemos verificar que la moneda estadunidenses, una vez alcanzado los máximos de finales de 2016 e inicios del 2017, se ha depreciado contra las otras monedas que integran el indicador en el orden del -10%.

Las expectativas motivadas por el triunfo de Trump se han ido disolviendo con el crecimiento de la desconfianza en la capacidad para poder sacar adelanto su agenda económica. Los escándalos de la posible infiltración del gobierno ruso en las elecciones presidenciales norteamericanas han generado incertidumbre sobre la forma de poder gobernar a la economía más importante del mundo.

Los datos económicos menores a lo previsto, influyen en las expectativas de inflación en Estados Unidos, debiendo moderar las subidas en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal.

La posible desintegración de la Unión Europea con una posible victoria de Marine Le Pen en Francia y la derrota de Geert Wilders en Países Bajos no motivaron las expectativas negativas que existían sobre la Eurozona. Si bien es cierto quedan procesos electorales importantes como el de Alemania e Italia, la situación económica en el viejo continente sigue mejorando y los partidos populistas no se ha podido imponer en lo que va del año.

No obstante, la depreciación que ha sufrido el billete verde podría generar de nuevo el surgimiento de apuestas a favor de la apreciación del dólar basado en que el riesgo a la baja sería muy limitado. En caso de producirse algún cambio que venga a reafirmar las perspectivas del panorama internacional de inicios de año, el billete verde puede reaccionar a la alza. En el caso de nuestro país, dicho panorama sería unas negociaciones frustradas sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

www.chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)