imagotipo

El Bolígrafo – Ciencia y sociedad

  • Raúl Iturralde

El Dr. José Franco, Coordinador General del Foro Consultivo Científico y Tecnológico A. C. (FCCyT), estuvo en la ciudad de Querétaro el pasado lunes 19 de junio en el Foro organizado por el Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Querétaro (CONCYTEQ), realizado en el Centro de Congresos de Querétaro. El Dr. José Franco es un investigador muy reconocido, un organizador muy activo de reuniones científicas internacionales y un entusiasta promotor de la ciencia en nuestro país; su papel en el FCCyT ha sido relevante y ello le ha valido el reconocimiento de la comunidad científica mexicana.

Su conferencia fue muy ilustrativa y nos deja un conjunto de reflexiones en torno al significativo papel de la ciencia en el desarrollo de las sociedades contemporáneas. Para el Dr. Franco estamos transitando como país hacia una sociedad del conocimiento y ello obliga a que el ecosistema de la ciencia, la tecnología y la innovación (CTI), se integre orgánicamente a los propósitos nacionales de crear y aplicar los conocimientos generados para el desarrollo humano y, en consecuencia, se deben reconocer las dimensiones sociales, éticas y políticas de dicho desarrollo.

En su conferencia abordó cinco grandes retos de la sociedad del conocimiento: sistema educativo, productividad, sistema científico, investigación y desarrollo (I + D), y sociedad. En esta colaboración abordaré los dos primeros desafíos, dejando para colaboraciones posteriores los tres siguientes.

El Programa especial de CTI, elaborado por el CONACYT para el periodo 2013-2018, se propuso como meta generar condiciones para transitar a una sociedad y economía del conocimiento; para lograrlo se debe atender y resolver un primer problema: contar con un sistema educativo que dé respuesta a los reclamos de igualdad de oportunidades, que transforme los actuales y anquilosados procesos de aprendizaje, que genere y fortalezca nuevas competencias técnicas y sociales y que prepare a los estudiantes para su inserción en los mercados globales. Para el Dr. Franco, La educación tiene que contribuir a la competitividad de la producción interna, tanto de bienes como de servicios, aspectos que no debe perder de vista en la formación de las futuras generaciones.

Otro problema a superar es la baja productividad frente a otras naciones. Ocupamos el lugar 58 en el Índice Global de Innovación (Global Innovation Index, 2017), las PYMES, que constituyen el 90% de las empresas, tienen poca capacidad para competir internacionalmente; por otra parte, la cuarta revolución industrial nos ha colocado en una situación que exige, entre otras cosas: a) mejorar nuestras capacidades y conocimientos tecnológicos, b) incrementar nuestro conocimiento para agregar las nuevas tecnologías en las empresas, y c) incorporar a los trabajadores mexicanos en actividades de alto valor agregado.

En mi opinión, el acertado planteamiento del Dr. José Franco, nos conduce a la necesidad de que los organismos públicos encargados de las políticas públicas en materia de ciencia, tecnología e innovación, como es el caso del CONCYTEQ, asumamos un mayor compromiso en el análisis y solución de estos problemas. Mejorar la calidad de las instituciones educativas en todos sus niveles e incrementar nuestro posicionamiento productivo, sólo se obtiene con la participación de la comunidad científica en alianza con el sector empresarial y los gobiernos, federal y estatal. Y el inicio de un proceso semejante es que la investigación y la innovación estén presentes en los procesos productivos.