imagotipo

El Bolígrafo – Las tradiciones de Semana Santa

  • Raúl Iturralde

La Semana Santa, también conocida como Semana mayor, es un periodo de ocho días que comienza el Domingo de Ramos y culmina el Domingo de Resurrección, con la cual la religión cristiana conmemora los momentos de la pasión, la muerte y la resurrección de Jesucristo.

Desde el punto de vista religioso es un periodo para dedicarlo a la oración y reflexión aprendida en torno a esta etapa de la vida de Jesus, el católico cumple con diversos actos como procesiones, escenificaciones y ritos de la pasión y muerte de Cristo, incluso, algunos llamados penitentes se someten a duras cargas como símbolo de su auto sacrificio.

Durante la Semana Santa en México y particularmente en Querétaro se pueden observar y participar en diversas recreaciones de la pasión, muerte y resurrección de Jesús con muchas particularidades de acuerdo a la región y el lugar de que se trate. Más allá del fuerte simbolismo religioso, en nuestro país se toman estos días para combinar el descanso laboral con las propias conmemoraciones y queremos aprovechar la oportunidad para comentar y sugerir algunos lugares cercanos a nuestra ciudad y de ella misma para presenciar algunas de estas escenificaciones.

En la Ciudad de México en la Delegación Iztapalapa se lleva a cabo una multitudinaria representación de la muerte de Jesús en sus calles y en el Cerro de la Estrella; y es quizás la más conocida de nuestro país. También los habitantes de la delegación Milpa Alta llevan a cabo una interpretación de la pasión y muerte de Jesús muy particular de acuerdo con sus antiguas costumbres y atraen a un gran número de visitantes.

En la ciudad de San Luis Potosí tiene verificativo la Procesión del silencio en la que los participantes suelen abrazar imágenes religiosas por las calles del centro histórico caminando vestidos de blanco y con las cabezas cubiertas con capuchas puntiagudas. En las ciudades de Morelia y Pátzcuaro del vecino estado de Michoacán hay también celebraciones muy arraigadas que han ido ganando fama y prestigio por su autenticidad y fervor.

Desde luego, en Querétaro también son ya muy conocidas y tradicionales sus actividades conmemorativas de la Semana mayor y comienzan el Domingo de Ramos cuando lo creyentes acuden a bendecir sus palmas principalmente en el santuario de El Pueblito en el municipio de Corregidora y en el templo de la Santa Cruz de los Milagros.

El jueves santo es recomendable visitar Cadereyta donde se lleva a cabo una singular procesión de los Cristos en el templo de Nuestra Señora de Belén, igualmente invito a los visitantes a recorrer el jardín botánico de Cadereyta en donde podrán adquirir algún ejemplar de las cactáceas decorativas propias de la región.

El Viernes Santo podrán acudir al Viacrucis de la Cañada, en el municipio de El Marqués, con más de 50 años de tradición y que año con año crece el número de visitantes a este municipio que forma parte de la Zona Metropolitana de Querétaro. En la ciudad de Querétaro no se pueden perder la muy reconocida Procesión del silencio que recorre las calles del centro histórico así como las actividades religiosas del templo de la Santa Cruz.

En mi opinión, independientemente de su origen religioso, las celebraciones de la Semana Santa se han convertido en un periodo general de descanso, quizás tan importante como el de diciembre y genera derrama económica importante para el sector turismo de nuestro estado y país trayendo beneficios para un número importante de personas dedicadas a la llamada industria sin chimeneas.