imagotipo

El carrizo, múltiples usos de una planta milenaria

  • Heidy Wagner Laclette

Cerca del año 1800, los colonizadores españoles trajeron a nuestro continente el Arundo donax o carrizo, especie vegetal que, sin saberlo, ocultaba una doble realidad, por un lado, son evidentes sus beneficios potenciales como elemento útil para la conservación del suelo de las riberas de los ríos o bancos riparios.

Su uso como material para la construcción de techos de casas y fabricación de instrumentos de viento, como flautas, sin embargo, nadie imaginaba que esta especie aguardaba el momento oportuno para aprovechar todas las condiciones idóneas de los nuevos sitios y expandirse trayendo consigo cambios sustanciales en la ecología.

Así inicia la historia de una de las especies de plantas exóticas invasoras más antiguas de las que se tiene referencia, el Arundo donax, coloquialmente conocido como carrizo gigante, es una especie que pertenece a la familia de las gramíneas, la cual se caracteriza por formar grandes masas con rizomas cortos.

Esta planta es originaria del continente asiático y durante miles de años se ha dispersado a lo largo de Asia, el sureste de Europa y el norte de áfrica, desde su introducción al continente americano, se han documentado sus impactos.

Una de las ventajas competitivas con respecto a las plantas nativas, es su gran potencial de crecimiento y alta productividad de biomasa, características que la posicionan como una de las especies con mayor rango de desarrollo y producción primaria en todo el planeta. Se ha registrado que bajo condiciones óptimas crece hasta 5 centímetros por día, generando una biomasa de al menos 3.4 toneladas de peso seco por hectárea.

Algo no menos importante es el hecho de que como colonizadora de nuevos hábitats esta especie aprovecha eficientemente las alteraciones ambientales producidas por impactos antropogénicos y los ocurridos por causas naturales. De esta manera, tanto los incendios como las crecientes en los ecosistemas riparios han contribuido a su expansión.

En el caso de los incendios, la presencia de un sistema radicular estolonífero proporciona a la especie una protección, pues a pesar de que la parte aérea resulta afectada, los estolones no sólo no perecen, sino que continúan viables, permitiendo la supervivencia y posterior restablecimiento de las plántulas.

En síntesis, el carrizo es una especie vegetal, parecida a la caña común. Es un material ecológico y sostenible de bajo costo, estéticamente aceptable, fácil de obtener y colocar, que permite generar diferentes sistemas constructivos. Comúnmente esta planta se utiliza para: cercar, hacer flautas, y en el caso de las artesanías se utiliza para hacer canastas y otros productos.

Esta planta se emplea principalmente para aliviar los ojos irritados, también se aconseja su uso contra la insolación, el cocimiento de la raíz se ocupa en el tratamiento de picaduras de alacrán y golpes. La aplicación actual del carrizo como antiséptico es descrito desde el siglo XVIII y ha sido validado experimentalmente.

El uso de la especie Arundo donax o carrizo es múltiple, desde la producción de artesanías hasta en la construcción de vivienda, y desde luego en el mundo de la herbolaria y medicina tradicional.

El uso de la especie Arundo donax o carrizo es múltiple, desde la producción de artesanías hasta en la construcción de vivienda, y desde luego en el mundo de la herbolaria y medicina tradicional.

*Agradezco de antemano sus comentarios y sugerencias sobre temas agropecuarios y ambientales en el correo electrónico heidydiario@yahoo.com.mx en Facebook Heidy Wagner Laclette, en Twitter @heidyDiario