imagotipo

El Teatro de la República

  • Fernando Ortiz Proal

PRIMER ACTO. DE REVERSA MAMI. Como están las cosas, es previsible que la próxima legislatura del Congreso de la Unión sea una Torre de Babel donde se hablarán multiplicidad de lenguas sin la más mínima posibilidad de un ambiente de concordia y entendimiento. Como ahora, se seguirá aplicando la fórmula del trueque político que tanto daño ha hecho y sigue haciendo a nuestras instituciones, ya que privilegia los méritos y compromisos partidarios a la experiencia y capacidades en los temas de que se trate. También como ahora, no habrá una política sometida a las leyes, sino leyes sujetas a la política. Y es que la democracia mexicana es un caro juguete que echamos a perder. Poco importa quienes tuvieron la culpa. Ya lo dirá la historia. Lo cierto es que entramos a la efectiva pluralidad democrática en reversa, esto es, sin dirección y con poca capacidad de maniobra. Ahora habrá que dar la vuelta para retomar el camino. No obstante, el tiempo que tardemos en virar prevalecerán la confrontación, la incertidumbre y la ineficacia.

SEGUNDO ACTO. RESULTADOS. El juicio sobre el desempeño de una administración gubernamental no puede ser un ejercicio maniqueo del que resulten sólo héroes o bien villanos. En toda gestión sexenal siempre se encontrarán aspectos positivos y negativos, y si bien el resultado que arroje un balance general puede terminar calificándola, dicha evaluación siempre será subjetiva; por ello, lo más adecuado es no sucumbir a la tentación de las generalidades y tratar de  pronunciarse solamente respecto de cuestiones específicas. Y es que al igual que las personas, los gobiernos aciertan, se equivocan y eventualmente cometen tanto actos de sorprendente nobleza como verdaderas atrocidades. En este sentido, uno de los grandes errores de las administraciones públicas en México, sea nacional, estatal y municipal, es pretender sostener su integridad y eficacia en virtud de la mercadotecnia y no en función de su trabajo y resultados.

TERCER ACTO. MOTINES. La alarmante frecuencia en las fugas, motines, asesinatos y lesiones en los centros de readaptación – jajaja – social de nuestro país termina por aniquilar el estrechísimo espacio de justicia que quedaba. ¿Por qué? Pues porque la probabilidad de que una persona que comete un delito en México sea puesta a disposición del juez y sea sancionada es de 1.7%. Esto deriva de que solo 12 de cada 100 delitos son denunciados, de ellos en sólo 26 de cada 100 concluye la averiguación, en ellas solo en 55 de cada 100 se presentan consignados. Si a estos últimos restamos los recurrentes muertos y fugados, ¿cómo quedará el porcentaje de bateo de la impunidad?

TRAS BAMBALINAS. ¿QUÉ HORAS TRAES QUERÉTARO? Hace un lustro el entonces secretario de la Defensa Nacional, General Galván, señaló que eran cuatro los factores que hacían a Monterrey una plaza atractiva para la delincuencia organizada: (1) poder económico; (2) ubicación estratégica; (3) calidad de vida; y, (4) alta concentración de estudiantes. ¿Qué horas traes Querétaro? De ahí que todos los esfuerzos en materia de prevención, seguridad y procuración de justicia y legalidad que se están realizando bajo la batuta del secretario de Gobierno Juan Martín Granados sean oportunos y convenientes. No debe haber espacio para la confianza en estos temas.

Notario Público 19 de Querétaro.

ferortiz@notaria19qro.com