imagotipo

El Teatro de la República

  • Fernando Ortiz Proal

PRIMER ACTO. SEGUNDA VUELTA EN OTROS PAÍSES. No deja de ser curioso que la primera iniciativa que propuso la segunda vuelta electoral en México se presentará en 1998, ¡hace casi 20 años! Mi padre, Fernando Ortiz Arana, promovió una siendo diputado federal en 2001. Y en este contexto, es interesante considerar que son muchos los países que han adoptado la segunda vuelta electoral como forma de elección del Presidente de la República, por citar algunos tenemos: Constitución de Francia. Art. 7. El Presidente de la República será elegido por mayoría absoluta de votos emitidos. De no obtenerse dicha mayoría en primera vuelta, se procederá, el decimocuarto día siguiente, a una segunda vuelta. Solamente podrán presentarse a ésta los dos candidatos que hayan obtenido la mayor suma de votos en la primera vuelta, después de la retirada en su caso de candidatos más favorecidos; Constitución de Austria. Art. 60. 1. El Presidente federal será elegido por el pueblo de toda la Federación (Bundesvolk) mediante elección directa y secreta en la que tendrán derecho a participar cuantos tengan derecho de voto para el Consejo Nacional. Será obligatorio votar en la elección del Presidente federal. Se adoptarán los pormenores de aplicación sobre el procedimiento electoral y el deber de votar mediante una ley federal en la que se deberán establecer asimismo especialmente las razones de excusa de la no participación en el acto electoral. 2. Resultará electo quien haya obtenido más de la mitad de los votos válidos. De no producirse esta mayoría, se celebrará una segunda votación, en la cual sólo se podrá votar por uno de los dos candidatos que hayan obtenido en la primera vuelta el mayor número de votos. Sin embargo, cualquiera de los dos grupos de electores que hayan propuesto a entrambos candidatos podrá presentar en la segunda vuelta a otra persona en lugar de la primitivamente propuesta; Constitución de Portugal. Art. 126. 1. Será elegido Presidente de la República el candidato que obtuviere más de la mitad de los votos válidamente emitidos, no considerándose como tales los votos en blanco. 2. Si ninguno de los candidatos obtuviere ese número de votos, se procederá a un segundo sufragio antes del día vigesimoprimero siguiente a la primera votación. 3. A este sufragio sólo concurrirán los dos candidatos más votados que no hayan retirado su candidatura; Constitución del Brasil. Art. 77… 2o. Será considerado electo Presidente el candidato que, registrado por un partido político, obtuviese la mayoría absoluta de votos, no computándose los blancos y nulos. 3o. Si ningún candidato obtuviese la mayoría absoluta en la primera votación se hará una nueva elección dentro de los veinte días siguientes a la proclamación del resultado, concurriendo los dos candidatos más votados, y considerándose electo aquél que obtuviese la mayoría de los votos válidos. 4o. Si antes de realizado el segundo turno ocurriere la muerte, desistimiento o impedimento legal de un candidato, se convocará al de mayor votación entre los restantes. 5o. Si en la hipótesis de los párrafos anteriores, permaneciese en segundo lugar más de un candidato con los mismos votos, se calificará el de más edad; y, Constitución del Perú. Art. 111. El Presidente de la República se elige por sufragio directo. Es elegido el candidato que obtiene más de la mitad de los votos. Los votos viciados o en blanco no se computan. Si ninguno de los candidatos obtiene la mayoría absoluta, se procede a una segunda elección, dentro de los treinta días siguientes a la proclamación de los cómputos oficiales, entre los candidatos que han obtenido las dos más altas mayorías relativas. Junto con el Presidente de la República son elegidos, de la misma manera, con los mismos requisitos y por igual término, dos vicepresidentes.

SEGUNDO ACTO. CORRUPCIÓN: EPICENTRO DE LA ELECCIÓN FEDERAL. Si bien su valoración se dará desde diversos ángulos, será la corrupción el epicentro de la elección federal del próximo año. El abuso en el ejercicio del poder público manifestado a través del grotesco enriquecimiento desde los cargos públicos es la principal causa del desencanto y desprecio ciudadano por la política. Y es un hecho que todos habrán de pagar, en mayor o menor medida, el costo de dicho desprestigio. Particularmente los partidos y actores políticos tradicionales. Para el PRI, la sombra de la corrupción tiene un doble efecto: por un lado, opaca los logros que ha tenido la administración de Enrique Peña Nieto y que pudiera capitalizar electoralmente; y, por el otro, inhibe la confianza ciudadana en sus candidatos y propuesta institucional. Para el PAN, si bien en menor grado, la corrupción es también factor. Desde hechos probados hasta recientes sospechas, algunas de las más sangrientas batallas tanto de su proceso interno como por el sufragio se darán en estos terrenos. En el caso de Andrés Manuel López Obrador, su congruencia siempre se ha dado de frente con las dudas sobre la legalidad del patrocinio a líder y movimiento durante lustros. Los micro partidos son vistos como franquicias personales o familiares y los “independientes” parecen haber sido flores de un día.

TERCER ACTO. MEADE: HONESTIDAD COMO PRINCIPIO DE VIDA. Lo lamentable con el acalorado debate de la corrupción es que pareciera que en lugar de estar buscando a un candidato honesto – no a uno que prometa que lo va a ser sino a uno que acredite con su trayectoria de vida que lo ha sido – continuemos imbuidos en la patética exhibición de que es más corrupto el contrario. Y, en este paradójico escenario, quien cuenta con esa historia de vida de honestidad durante 25 años de trabajo en la administración pública, tanto en gobiernos tricolores como albiazules, es José Antonio Meade. En otras palabras, Meade es el único que no tiene que hacer votos de honestidad, simple y sencillamente porque a lo largo de su vida siempre se ha conducido honestamente. Porque para Meade la honestidad no es una fortaleza política sino un principio de vida. Y eso es lo que necesitamos, honestos por convicción y no de oportunidad.

Notario Público 19 de Querétaro.

ferortiz@notaria19qro.com