imagotipo

El Teatro de la República

  • Fernando Ortiz Proal

PRIMER ACTO. HURACANES POLÍTICOS. Hablando de estos fenómenos naturales, lamentablemente tan presentes esta temporada, el pronóstico del clima político para el año que viene también es de huracanes. Cegados por la ambición de conservar espacios, posiciones y privilegios, los gobiernos usan y abusan de sus atribuciones para impulsar a sus leales y desacreditar a los contrarios. Casi todos parecen poseídos por las filias y fobias partidistas. Y los recurrentes señalamientos y acusaciones son parte de este perverso juego que no respeta ni color ni tampoco nivel de gobierno. Las agendas ya están totalmente “electorizadas” en evidente perjuicio de los planes, programas y proyectos de gobierno que tiempo atrás se vinieron haciendo secundarios. Hoy lo que quita el sueño son las cifras de los posicionamientos y las encuestas -internas, externas y hasta extraterrestres-. Hemos pervertido la pluralidad y la consecuente lucha electoral que de origen son cuestiones positivas. Esto aunado a que nos la pasamos de elección en elección, no le damos tregua al país para reposar las heridas que, se quiera o no, dejan estos ejercicios.

SEGUNDO ACTO. SIN ESPACIOS PARA LA RECONCILIACIÓN. Vamos de un proceso electoral a otro dándole la calidad de continuada a la reyerta política. No hay espacio para concentrarnos en las acciones de gobierno propiamente dichas ni mucho menos para las reconciliaciones que alimentan la gobernabilidad. Cuando acaba una batalla aquí empieza otra allá. Cada vez más intensas, más encarnizadas, violándose con mayor impunidad las limitaciones a la promoción y publicidad y atacándose con mayor rudeza entre los suspirantes, aspirantes, precandidatos y candidatos, según sea el momentum. Para colmo de males, quien fungirá como árbitro del proceso, el Instituto Nacional Electoral, se encuentra desacreditado y casi permanentemente en conflicto o cuestionado por uno o varios partidos políticos. A todo esto hay que agregar los vergonzosos descubrimientos de actos de corrupción, abusos o excesos en el ejercicio del poder que casi cotidianamente salen a la luz pública por aquí y por allá, así como las ocurrencias y absurdas declaraciones. Mientras, la violencia escala en el país, poco se avanza en el combate a la delincuencia organizada, particularmente narcotraficantes y huachicoleros, y seguimos dando muestras de nuestra incapacidad para siquiera ponernos de acuerdo en una persona para que encabece la Fiscalía General o la Anticorrupción.

TERCER ACTO. CÍRCULO VICIOSO. En estas huracanadas condiciones viviremos en unos cuantos meses un intenso proceso electoral. Esperemos que todo esto no sea preludio de una catástrofe. El problema es que habiendo un ganador o ganadora de la elección, luego de la ya tradicional desacreditación e impugnación de la elección, quizá ahora aderezada al estilo Coahuila con un frente amplio de todos los perdedores exigiendo se repita la elección hasta que el que ganó pierda, lo que además de desacreditar a las instituciones, aniquilar la de por sí escasa legitimidad de quién gobernará, abonar a la ingobernabilidad y evitar la construcción de gobiernos plurales que logren la anhelada corresponsabilidad en el ejercicio del poder, que ya es bastante; bueno pues el nuevo gran tlatoani reinará con su chequezote en blanco, sin ver ni escuchar a nadie, y se ira auto-convenciendo de que todos los críticos son sus enemigos y, acosado por la paranoia política, terminará rodeándose de los perversos y aduladores profesionales de siempre, repitiendo el círculo vicioso que tanto daño nos ha causado. O sea, cambiarán colores, olores y hasta sabores, pero el engranaje habrá de atorarse igual porque es el mismo. No importa el estilo del chofer, mientras no le demos servicio al vehículo no funcionará mejor.

TRAS BAMBALINAS. COMERCIAL. Durante Septiembre Mes del Testamento el costo del testamento es de $1,300.00 en todas las notarías del Estado de Querétaro, lo que equivale casi a la mitad de lo que cuesta el resto del año. Es un acto de responsabilidad que vale la pena. Sólo se necesita hacer cita y acudir con una identificación oficial vigente. Hay excelentes notarios en Querétaro, acuda al de su confianza, preferencia o cercanía.

Notario Público 19 de Querétaro.

ferortiz@notaria19qro.com