imagotipo

El Teatro de la República

  • Fernando Ortiz Proal

PRIMER ACTO. UAQ: AGENTE DE LIDERAZGO. Ya habíamos externado algunas de estas ideas tiempo atrás. Mi padre es egresado de Derecho de la Universidad Autónoma de Querétaro – su exitosa generación acaba de celebrar medio siglo de haber obtenido sus cartas de pasantes -, y aunque uno no lo es, la UAQ es una institución que respetamos, valoramos y sentimos próxima. Y aclaramos que es exclusivamente eso lo que nos mueve a escribir estas líneas. Quienes tuvimos el privilegio de formarnos y realizar funciones docentes en las aulas de alguna universidad pública, en mi caso las de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, jamás dejamos de ser universitarios en el más amplio sentido del término. El orgullo de pertenecer a esa noble comunidad no se pierde con el paso del tiempo, por el contrario se arraiga más. La UAQ es una de las mejores universidades del país, cuya comunidad se integra por estudiantes, profesores, académicos y trabajadores dignos; asimismo, representa un signo inequívoco de queretanidad y desarrollo, un factor de equilibrio y justicia social, un agente de liderazgo y un elemento fundamental para la gobernabilidad de Querétaro.

SEGUNDO ACTO. VERDADERAMENTE AUTÓNOMA. En este sentido, la sucesión en la Rectoría de la UAQ rebasa el ámbito universitario convirtiéndose en un proceso de interés general. Y es que lo que acontece en el Cerro de las Campanas generalmente trasciende. Su dimensión y composición extraordinariamente plural, a sus aulas concurren todas las corrientes del pensamiento y las tendencias de carácter social y científico de nuestra entidad, la hacen uno de los más nítidos reflejos de nuestra colectividad. La UAQ es una corporación pública cuya autonomía no obstante contar con fundamento legal siempre será más fáctica. Es una libertad que más que tenerse debe ejercerse. En términos de su Ley Orgánica la UAQ se rige por los principios de libertad de cátedra, libertad de investigación, libertad de difusión de la cultura y libertad para prestar servicio social a la comunidad, siendo totalmente indeseable que tome parte en las actividades de grupos de política militante. La UAQ es una institución imprescindible para Querétaro. Por lo que siempre se deberá defender su autonomía y en su vida interna privilegiar el interés general de la comunidad universitaria, evitando la injerencia de intereses particulares y, mucho menos, político-partidarios. Por su naturaleza estos espacios no deben convertirse en botín político ni en trampolines a los cargos públicos.

TERCER ACTO. SUCESIÓN EN LA UAQ. Así las cosas, inmersos en la sucesión del polémico Gilberto Herrera, y habiéndose eliminado en la primera vuelta a su secretaria particular la candidata Blanca Gutiérrez, viene la segunda vuelta entre Teresa García y Arturo Castañeda. En este punto vale la pena mencionar que quien llegue a la Rectoría deberá recomponer la unidad al interior de la Universidad, conduciéndose en forma inteligente, prudente, sin filias pero tampoco fobias con el Gobierno y menos aún con un partido o camarilla política en particular. La próxima Rectora o Rector deberá acreditar un elemental autocontrol, no tomarse personales los temas universitarios y menos aún salirse de sus casillas con facilidad.

TRAS BAMBALINAS. CUIDAR A LA UAQ. La UAQ es una institución que se ha mantenido trabajando en calma, con los problemas, retos y conflictos inherentes a la compleja esencia universitaria, pero sin sobresaltos mayúsculos. Las autoridades no deben perder de vista los tres ejes básicos: la docencia, la investigación y la difusión de la cultura. Sin dejar de ser una comunidad plural, inteligente, crítica y combativa, los universitarios deben buscar los consensos internos que le permitan a la UAQ la solidez que requiere para obtener los recursos y apoyos que necesita. Por ello, primero, se debe mantener a la Universidad ajena a las inercias externas, y después lograr espacios de permanente comunicación entre los diversos elementos universitarios.

Notario Público 19 de Querétaro.

ferortiz@notaria19qro.com