imagotipo

El Teatro de la República

  • Fernando Ortiz Proal

PRIMER ACTO. CAOS VIAL. No obstante se veía complicado que alguna obra vial superara en absurdo el corte de circulación en la lateral de Bernardo Quintana a la altura de Prolongación Corregidora… ¡lo lograron! Quienes circulamos cotidianamente sobre Bernardo Quintana estábamos hasta agradecidos por la construcción del paso elevado sobre avenida Universidad. Sería una obra que abonaría a una más fluida circulación en el congestionado tramo que va de Constituyentes a 5 de Febrero. Pero no contábamos con que la millonaria obra no sería útil para los miles de residentes de Álamos, Bolaños, Lomas del Marqués, Campanario, Pedregal de Querétaro, Hércules y La Cañada. De hecho, dicha obra vino a complicar enormemente el acceso a tales zonas. El problema es que no existe una entrada a carriles laterales pasando el nuevo puente en sentido sur a norte. Lo que obliga a los miles de automovilistas que se dirigen a esas colonias a salirse pasando los Arcos, lo que satura la vialidad y con los nuevos semáforos la hace imposible. El martes la cola para tomar esa salida llegaba hasta Constituyentes. El que esto escribe hizo el doble de tiempo en el mismo trayecto a la misma hora, la diferencia fue que entraron en funcionamiento los semáforos. No somos expertos en muchísimas cosas, entre ellas las cuestiones viales, pero los hechos son evidentes. Dicen que hay un estudio de la UAQ que “avala” tanto los semáforos como que no haya una salida después del paso a desnivel. ¿Desde cuándo Querétaro y particularmente la UAQ son referencia en estrategias viales? Todo se pretende justificar involucrando a la Universidad, la que irá perdiendo prestigio si se sigue prestando a este juego. Y no se trata de politizar y, mucho menos partidizar la cuestión. Aunque en honor a la verdad se debe decir que quienes lo usufructuaron políticamente son, paradójicamente, quienes hoy desde el gobierno piden que no se politice. En los pasados procesos electorales el tema de la movilidad fue uno de los ejes de la campaña. Quienes ganaron las elecciones criticaron duramente la situación y ofrecieron soluciones “inmediatas”. Una articulada demagogia le sacó harto jugo a este asunto. Pero luego de un año de estar en el ruedo, no se aprecia mejoría. Al contrario, serán las obras, el desbordamiento de la planta vehicular o mero karma, pero la movilidad en Querétaro está en bancarrota. Y la obra vial de gran calado se está convirtiendo en una pesadilla. ¿Dónde están los “expertos” reclutados para resolver el caótico y progresivo problema del tráfico en Querétaro? Sepa Dios. Aunque quizá un estudio de la UAQ también avale que todo es culpa de anteriores administraciones.

SEGUNDO ACTO. SISTEMA VERDADERAMENTE REPUBLICANO. El problema de la corrupción en México tiene una doble vertiente. Por un lado, la falta de principios y valores que en un marco de impunidad hace del abuso patrimonial del poder un negocio rentable y casi sin riesgo. Resolverlo implica un proceso de cambio cultural que redefina las vocaciones públicas. Lo que está en cantones porque la ambición humana siempre será un factor y, como dicen, en arca abierta hasta el justo peca. Y aquí entramos a la segunda vertiente. El sistema republicano de gobierno separa el ejercicio del poder público en tres funciones (ejecutiva, legislativa y judicial) con la intención de evitar las concentraciones y abusos de poder, ya que las atribuciones de cada una de ellas ponen límites a las otras y así, con ese equilibrio denominado “de pesos y contrapesos”, más allá de la bondad u honestidad de los sujetos se apuesta a que sean las propias instituciones quienes se fiscalicen y controlen recíprocamente. Hasta en tanto no logremos hacer operar eficazmente nuestro sistema republicano, difícilmente se podrá avanzar en el combate a la corrupción. Ya vimos que allende su utilidad electorera, la 3 de 3 y demás certificaciones de clubes de empresarios y grupos sociales son una vacilada. Basta decir que el principal cliente de las empresas en todo el mundo son los gobiernos, así que partimos de una fiscalización con profundos intereses económicos.

TERCER ACTO. CASEROS DE LA HISTORIA. ¿Qué tiene que hacer uno de los dos colegios legislativos que integran el Congreso de la Unión comprando un monumento histórico? Las funciones básicas del Senado de la República son: legislar, revisar y, en su caso, ratificar los tratados internacionales y hacer las designaciones que en los últimos años se han derivado hacia dicho cuerpo parlamentario. Y lo peor es que se le saca raja política, para no variar, y hay quienes hasta lo aplauden. En última instancia, lo que se aprecia es un descomunal desprecio por las instituciones culturales de nuestro país. Y a los senadores auto-designados como caseros de la historia patria.

TRAS BAMBALINAS. ASAMBLEA TRICOLOR. La Asamblea Nacional del domingo pasado le salió bien al dirigente nacional del PRI Enrique Ochoa. Exigía previsión y cautela la presencia y toma de protesta del Presidente de la República a los nuevos integrantes del Consejo Político Nacional. Como los demás partidos políticos, el fantasma del 2018 ya ronda en el tricolor, y si bien más veladamente por obvias razones, pudieron haberse presentado situaciones inesperadas por parte de quienes tratan de hacer política a través del escándalo y el chantaje. Que los hay en todos los partidos. Ochoa operó bien y sacó avante uno de sus múltiples pendientes. Viene ahora la selección de candidatos a gobernador en el Estado de México, Coahuila, Nayarit y el agitado Veracruz. Luego las elecciones. Lo cierto es que Ochoa ha callado bocas con atinado y mucho trabajo.

Notario Público 19 de Querétaro.

ferortiz@notaria19qro.com