imagotipo

Espárragos, cultivo milenario que recobra importancia

  • Heidy Wagner Laclette

El espárrago (Asparagus officinalis) pertenece a la familia Asparagaceae. Es una planta herbácea perenne de follaje muy ramificado y aspecto plumoso. Su cultivo dura bastante tiempo en el suelo, del orden de 8 a 10 años, desde el punto de vista de vida económica rentable. El espárrago es una de las primeras verduras que entran en temporada al final del invierno, y su presencia en los mercados anuncia la llegada de la primavera.

Cultivar espárragos requiere un poco de atención mientras se establece la planta, una vez que eso sucede puede producir durante varios años. Los espárragos se han cultivado durante más de 2.000 años. La capacidad de este vegetal  comienza después de un año de haberlo cultivado y  puede mantener su producción durante 10 a 15 años.

Estamos hablando de una planta perene que crece mejor en suelos bien drenados con un pH casi neutro entre 6,5 y 7,5. La parte comestible de los espárragos es el brote o tallo joven, que emerge cuando la temperatura del suelo es superior a los 10°C.

De acuerdo con la SAGARPA, el estado de Querétaro y particularmente los municipios de Colón, El Marqués y Pedro Escobedo, ocupa el quinto lugar a nivel nacional en producción de esparrago. Detalla que Sonora aporta un volumen de 129.808 toneladas; Guanajuato, 27 mil 146; Baja California, 27.070; Baja California Sur, 16.917, y Querétaro, 5.284 toneladas.

De tal suerte que el valor comercial del cultivo de espárrago se estima en 6.485 millones de pesos, con una superficie sembrada de unas 24.000 hectáreas, con exportaciones al cierre de 2015 de 171.9 millones de dólares, con un superávit de 170 millones de dólares y un volumen cercano a las 106.432 toneladas.

La producción de este vegetal incrementa a nivel mundial debido a los múltiples beneficios que aporta a la salud y ampliamente difundidos –entre otros — el escaso contenido en hidratos de carbono  que los hace apropiados para el régimen alimenticio de diabéticos.

Las vitaminas B respaldan la función cerebral y el sistema nervioso, aunado que son fuente excelente de ácido fólico que protege de la anomalía congénita del tubo neural. El betacaroteno y la vitamina C que contienen los espárragos son nutrientes antioxidantes que ayudan a combatir el cáncer, las cardiopatías y los trastornos oculares, pero además actúan de diurético ligero por su elevado contenido en potasio y de asparagina.

La planta de espárrago está formada por tallos aéreos ramificados y una parte subterránea constituida por raíces y yemas, que es lo que se denomina comúnmente “garra”. De los brotes jóvenes se obtienen los espárragos.

*Agradezco de antemano sus comentarios y sugerencias sobre temas agropecuarios y ambientales en el correo electrónico heidydiario@yahoo.com.mx en Facebook Heidy Wagner Laclette, en Twitter @heidyDiario