imagotipo

Expediente Q — Peligro

  • Adán Olvera

En Querétaro son varios los llamados que se le han hecho a las autoridades federales y en particular a las de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex) para que tenga mayor vigilancia de los ductos que cruzan el estado y con esto evitar el robo de combustible.

San Juan del Río fue uno de los primeros municipios en donde se presentó este fenómeno delictivo hace ya algunos años y es donde tampoco se ha podido frenar;  una toma clandestina ayer puso en riesgo a una zona importante de aquel municipio, la Comandancia de la 17/a. Zona Militar aplicó el Plan DN-III-E en coordinación con autoridades municipales de San Juan del Río, y de Seguridad Física de Pemex.

Los militares estuvieron presentes brindando apoyo a la población durante una fuga de hidrocarburo que se registró en la zona de  Granjas Banthí. El riesgo para los civiles fue real y se tuvieron que tomar medidas extraordinarias para proteger a la población ante un acto delictivo que se ha desatado en Querétaro, aunque cabe aclarar que no figuramos en la estadística dentro de los estados que mayor presencia de esta actividad ilícita presentan.

El gobernador del estado Francisco Domínguez Servién acepta que es un delito federal y que es responsabilidad de Pemex, pero deja en claro que la instrucción a las corporaciones policiacas del estado y de los municipios es colaborar en el combate a estos delitos, pero es importante que cambie  la legislación para que los responsables de estos delitos enfrenten su proceso en la cárcel y no en libertad.

El gobernador reconoce que se han presentado casos de personas que venden el combustible robado a pie de carretera sin que las autoridades federales puedan actuar por la falta de normatividad clara en la comisión de este delito.

Es parte de los “errores” que se tendrán que pagar ante un nuevo modelo de justicia penal y la reclasificación de delitos que según cifras conservadoras tan solo en la capital del país sacará a cuatro mil personas de las cárceles para mandarlas a las calles a lo único que saben hacer en la vida.

El riesgo que corren decenas de poblaciones que están cercanas a ductos de Pemex es real y no podemos esperar que suceda una tragedia, así es que nuevamente esperar a que los legisladores hagan su parte en un tema que no puede esperar.

DE REBOTE

Creen que por la distancia nadie se entera de las actitudes monárquicas que asumen regidores de municipios serranos, es el caso de Maritza Pedraza Mar, que además de cobrar como regidora  Síndico del Ayuntamiento de Jalpan, presuntamente cobra como administradora General del Grupo Ecológico Sierra Gorda. No es pecado recibir de dos fuentes pero evidentemente es ilegal; además  que a sus subalternos del municipio los trata como si fueran parte de su corte real.

adanolvr@adanolvera.com

@aolverar