imagotipo

Expediente Q – Alternativas

  • Adán Olvera

No quitan el dedo del renglón y es entendible que después del rechazado aumento a los combustibles, los transportistas en Querétaro quieran caer en la tentación de incrementar los precios de los pasajes del transporte público.

Dicen los transportistas que las deudas del pasado los ahogan y que sin el aumento a los pasajes las empresas estarían quebrando en un lapso de seis meses; consideran que es urgente la revisión de las tarifas y una adecuación a la nueva realidad de los combustibles.

El otro camino que los transportistas quieren que se explore es que el gobierno subsidie el pasaje en Querétaro, así como el Metro está subsidiado en la capital del país; o sea, que el gobierno les dé una concesión para hacer negocio, pero que les construya infraestructura, les equipe la ciudad, les ayude a financiar unidades, se las rotule y además les pague lo del diesel. Más o menos el mundo ideal de ellos.

El costo de los combustibles en México se ha elevado precisamente porque el Gobierno federal, apoyado de los legisladores, liberaron el precio y ya no hay subsidio para las gasolinas; durante muchos años vivimos con una tarifa artificial por las malas decisiones de muchos gobiernos que nunca quisieron enfrentar los costos políticos y ahora vemos por qué.

Los transportistas en Querétaro, además de ofrecer un servicio deficiente, quieren que ahora las autoridades ofrezcan una tarifa “artificial” para que solamente ellos ganen; el peor error, sería financiar parte de los costos de operación para que no les pase nada a los transportistas y todo el peso caiga a las finanzas públicas.

DE REBOTE

Siguen los ajustes en el gabinete del presidente municipal de Querétaro, con eso espera que su equipo trabaje mejor para servir a los queretanos. Los grupos panistas comienzan a tomar nuevamente sus espacios y obviamente otros pierden.

Habrá otros ajustes, pero de cuentas.

adanolverar@yahoo.com.mx

@aolverar