imagotipo

Expediente Q – Calderas

  • Adán Olvera

Las famosas calderas gigantes en su paso por Querétaro, han sido todo un acontecimiento por la vistosidad del transporte y por la cantidad de recursos que nos imaginamos cuesta el transporte de las famosas piezas de refinería.

Desde Europa hasta el puerto de Altamira Tamaulipas, las calderas no enfrentaron mayor problema en su traslado, más que el normal por la complejidad de las piezas; desde los estados norteños las calderas pudieron pasar con las dificultades sabidas por todos nosotros y han avanzado de manera muy publicitaria por medio país; las preguntas de los ciudadanos son las normales y con mucha razón ¿Por qué por tierra? ¿Por qué no las fabrican aquí?.

Las respuestas pueden ser variadas y sin embargo, lo que es importante de destacar es la notoriedad  de nuestras empresas paraestatales y la capacidad que a pesar de todo tenemos como país para salir adelante e intentar modernizarnos; de llamar la atención es como por un momento el paso de las moles de acero se detuvo porque no había permisos para el paso de esta carga por territorio queretano ¿Cómo es eso?

Tal vez un exceso de normatividad o tal vez el estricto cumplimiento de la ley pero el caso es que en Querétaro, las famosas calderas tuvieron que detener su paso; el espectáculo de las calderas difícilmente se podrá repetir pronto en la entidad y como anécdota de cumplimiento de la ley será muy divertido recordarlo y es que las calderas vienen vacías, no traían material peligros que nos pudiera dañar.

De Rebote

Muy lamentable es enterarse que el colega y compañero Miguel Ángel Pérez Jiménez, se nos adelantó  y hoy descansa en paz, desde aquí un abrazo fraterno a sus familiares.

adanolverar@yahoo.com.mx

@aolverar