imagotipo

Expediente Q — Cambio

  • Adán Olvera

La zona metropolitana se llena cada día de automovilistas, peatones, motociclistas y ciclistas con los nervios al límite y con el temperamento exaltado.

Basta ver en redes sociales cómo decenas de personas comparten en video amargas experiencias en las calles, con sujetos violentos o ansiosos que golpean cofres de autos o cómo buscan golpear a conductores de motocicletas o de bicicletas por incidentes leves de tránsito.

La ciudad es una “jungla” en la que varios vertebrados con limitada capacidad intelectual están frente a un volante y andan por las calles buscando “no quién se las hace sino quién se las paguen” conductores de automotores con niveles de violencia impresionantes que todos los días circulan las calles de Querétaro, con los problemas promedio de cualquier ciudadano.

Lo anterior viene  al caso por el tremendo cambio de paradigma que enfrentaremos en Querétaro, con la implementación del nuevo sistema de transporte, que obligó a reformas en la Ley de Tránsito de la entidad; cambio que será para todos sin excepción y es que la zona metropolitana no será la misma en unas semanas; estacionar vehículos en la orilla de la banqueta ya no será permitido en Constituyentes, obstruir carriles de transporte público será motivo de infracción, peatones con cruces de calles diferentes, autobuses de transporte público con otra actitud y sobre todo un sistema de movilidad totalmente diferente al que estábamos acostumbrados.

Las primeras acciones comenzaron y se trata de la prohibición de estacionarse en el carril derecho de Constituyentes y por ahora son acciones preventivas y de invitación a los automovilistas pero vendrán las infracciones de más de $500.00 a quien no acate la nueva reglamentación que servirá para desahogar el tránsito vehicular en la importante avenida. Seguramente habrá resistencias y seguramente tendrán que pagar sus multas.

De Rebote

Guerra sucia en las campañas en busca de la rectoría de la Universidad Autónoma de Querétaro, y no crea que entre las candidatas y el candidato. Nooo el misil fue lanzado  desde la rectoría, Gilberto Herrera tuvo a bien declarar que en la UAQ existen casos de acoso sexual de maestros hacia alumnas y que se investigan todos esos supuestos, pero lo grave vino cuando afirmó que uno de los señalados por acoso, apoya a un candidato y posteriormente pedirle a los chicos de la fuente que no fueran a publicar eso.

contacto@adanolvera.com

@aolverar