imagotipo

Expediente Q – Cifras

  • Adán Olvera

A propósito de la gran discusión que se ha desatado por el lamentable accidente protagonizado por un menor de edad en aparente estado de embriaguez y que presuntamente es responsable de la muerte de un trabajador del volante durante la madrugada del domingo pasado, las redes sociales han hecho su parte importante para darle a la tragedia todavía más ingredientes de incertidumbre.

Para empezar, el video “viralizado” y que fue grabado segundos después de la tragedia, en el que se puede observar a la mayoría de los curiosos más preocupados por “despejar” la vialidad para continuar su camino que por ayudar a las víctimas, aunque sea con palabras de aliento o mínimo de tranquilidad; enseguida las redes sociales se encargaron de condenar y posteriormente de “liberar” al presunto responsable de la tragedia, inventando que gozaba de impunidad porque ni detenido estaba. Y es que según las redes la autoridad se había doblado ante el influyentismo del borrachín.

Las autoridades han tenido que salir a refutar todos estos supuestos con hechos concretos, obviamente  hasta donde se puede por la normatividad existente y sobre todo por estar un menor de edad involucrado (aunque actuó como todo un adulto); antreros hasta el momento no han fijado una postura y mucho menos asociaciones civiles en defensa de la familia  han salido a pronunciarse.

Las autoridades municipales en Querétaro comparten lo que en el último año han realizado de operativos de alcoholímetro en los cuatro puntos que se instalan de manera aleatoria en la ciudad: son 105 operativos, con 2,190 remitidos a juzgados cívicos, 1,944 personas cumplieron arresto, han realizado 19,516 pruebas, 2,668 han resultado positivas, 438 personas han pagado multa.

El alcoholímetro en la ciudad de Querétaro sigue con los mismos puntos y las mismas pruebas y seguramente mientras desde la casa y la escuela no se haga una labor importante, ningún operativo alcoholímetro será suficiente.

DE REBOTE

Ser regidor en este país es casi siempre nadar de muertito. Y si no, pregunten en Corregidora cómo la regidora Alma Idalia Sánchez Pedraza encontró la mejor forma de pasarla bomba, haciendo poco y ganando bien. Sus compañeros aseguran que “Una Chambita de esas cae bien”.

adanolverar@yahoo.com.mx

@aolverar