imagotipo

Expediente Q – Cuadros

  • Adán Olvera

Con un proceso electoral que comienza en septiembre de este año los partidos políticos, analizan con mucho cuidado quienes serán sus cuadros mejor preparados y en su defecto los mejor posicionados para competir en el proceso electoral del 2018.

Muchos de los afiliados a los partidos más votados en Querétaro, que son PAN, PRI y Morena, esperan ser elegidos por sus partidos y obtener la candidatura que anhelan para servir a los ciudadanos y sobre todo para hacer una carrera política que en este país no es nada despreciable ya que es nada mal pagada y sobre todo nada mal retribuida por la cantidad de áreas de oportunidad que se abren.

Los partidos satélite o morralla, están también en espera del “cascajo” que salgo de otros partidos para iniciar la recolecta de los ardidos o de los que no tuvieron oportunidad en otro lado,  por la limitación de sus capacidades intelectuales o por alguna otra razón que se puede atribuir a la falta de ingesta de  ácido fólico de  parte maternal en la gestación.

Los arrepentidos hoy agrupados en “nuevas fuerzas políticas” tiene una  labor importante de frente y es que tendrán que elegir  bien sus cuadros que llenen espacios en boletas, ya sean nuevas caras o regularmente políticos que ya son parte del reciclaje político de la entidad. De hecho los fundadores y directivos de estos partidos son parte de ese residuo orgánico de la política.

En el tema de los independientes a nivel nacional se ha enfriado mucho y Querétaro, no es la excepción ya que, es el momento que ninguna figura o liderazgo a tomado de manera abierta la posibilidad de acceder al poder por esa vía; así es que lo más seguro que tenemos es que los partidos mayoritarios en votos, ofrezcan las candidaturas a sus mejores cuadros o en su defecto a los más amarrados con los liderazgos reales en los partidos políticos.

Los ciudadanos tendremos que ser muy observadores de los candidatos y sus propuestas y promesas que en esta ocasión tenemos la obligación de solicitar que sean  reales, medibles, ejecutables y financieramente viables.

De lengua los políticos se han comido muchos tacos y véalos: siguen con mucha energía para seguir prometiendo.

DE REBOTE

Se necesitan 15 años y más de siete mil millones de pesos para que en Querétaro se ejecuten obras pluviales que medianamente disminuyan el problema de inundaciones en la capital del estado, así es que seguiremos escuchando en ese lapso a políticos culpar a la basura y asus adversarios del problema.

adanolvr@adanolvera.com

@aolverar