imagotipo

Expediente Q – Divididos

  • Adán Olvera

En el Partido Acción Nacional (PAN) vive nuevamente una crisis, una de las muchas que ha enfrentado en su historia y no creo que sea la última que pase en este partido.

La renuncia anunciada de Margarita Zavala de Calderón, contribuye en mucho a una derrota del PAN en las siguientes elecciones y es que una candidatura obcecada de Ricardo Anaya, también está contribuyendo a la derrota del Frente Democrático, que se ha descuadrado y no tiene otro futuro que arreglar está situación.

Los adversarios políticos del PAN y del Frente que conforman PRD y MC están más que optimistas porque con esto se pulveriza más el voto, ya que la plantilla de independientes crece todos los días y los que logren su registro jalarán votos a su causa y los candidatos del PRI y MORENA tendrán que trabajar solamente en su voto duro.

Margarita Zavala se presentaba como la candidata más fuerte que tenía ese partido para la presidencia de la república, hoy le pide a los panistas, que no es necesario que renuncien al partido, sino simplemente apoyar su causa y sumarse al proyecto de buscar la presidencia desde el terreno de los “independientes”.

En Querétaro, la renuncia de Margarita Zavala traerá consecuencias; dudo que haya una “cascada” de renuncias de panistas para solidarizarse con Margarita, pero lo que sí sucederá es que trabajarán por la causa de la ex primera dama y no por la causa del mal llamado frente, cuyo único y primordial objetivo es derrotar al PRI cuando las encuestas aseguran que el adversario a vencer es Andrés Manuel López Obrador.

El panismo se entrampó en la ambición de la candidatura y del poder, los panistas en su alianza inexplicable con la presunta izquierda perderán más de lo que creen que pueden ganar.

De Rebote

Las candidatas a la rectoría de la UAQ se enfrascaron en una discusión en el primer día de comparecencias;  creo que no las dejó bien paradas ante los alumnos y el candidato se dedicó a administrar su ventaja fuera del pleito.