imagotipo

Expediente Q – El Poder

  • Adán Olvera

Sucede en todas partes y desde la federación ponen el ejemplo y es que los legisladores crean figuras e instituciones que son movidas a su antojo y a sus intereses particulares y como ejemplo está el caso de Querétaro, donde la Legislatura impuso con su particulares intereses a los titulares de la Comisión de Derechos Humanos, los consejeros electorales, a la  Comisión de Acceso a la Información, al fiscal general, y recientemente al fiscal anticorrupción.

El nuevo Fiscal Anticorrupción salió de la Fiscalía al igual que el Fiscal General que salió de la Procuraduría; no quiere decir que no sean profesionales preparados y que no tengan capacidad, obviamente el señalamiento no es por ahí, sino por la facilidad con la que se reparten los cargos y nos pretenden vender “autonomía” cuando sabemos que ningún ente es químicamente puro.

Los Legisladores del Partido Acción Nacional se mueven con dos uniformes, uno es en la capital del país donde son aguerridos opositores y hasta progresistas luchadores de la transparencia y del abuso de poder; pelean y critican al gobierno en turno por las imposiciones que les quieren recetar y en su tierra son mansos corderos que no se atreven a opinar de nada porque para eso les sirve el segundo uniforme.

Las nuevas instituciones creadas tendrán que dar los resultados que los ciudadanos esperamos y es que estos encargos que son transexenales y con tiempos enormes de duración deben de resultar ejercicios verdaderamente democráticos y ejecutivos que le sirvan a la gente y que el poder no se convierta en una moneda de cambio donde los políticos acomodan las cosas a su antojo.

Hay nuevo Fiscal Anticorrupción y hay un comité que seleccionará a los miembros del Consejo Ciudadano que trabajará vigilando las acciones del fiscal para una correcta implementación del Sistema Estatal Anticorrupción, del cual se tienen esperanzas para cambiar las cosas y no tener casos en Querétaro como los lamentables de otros estados del país.

De Rebote

85 mil votos necesitan los nuevos partidos políticos para sobrevivir y convertirse en opción real de los ciudadanos; estaremos viendo en corto tiempo si el Instituto Electoral y la Ley Electoral son timoratas y otorgan registros como si fueran sucursales de “Tortas Filos”.

adanolvr@adanolvera.com

@aolverar