imagotipo

Expediente Q – Elección

  • Adán Olvera

Finalizaron las comparecencias de las candidatas y candidato a la rectoría de Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) y solamente dos, de tres aspirantes, hablaron de los supuestos  problemas que preocupan a muchos universitarios: Despidos injustificados, terrorismo laboral y una administración de terror.

Según en palabras de Blanca Gutiérrez y Arturo Olalde, en la UAQ hay falta de transparencia en los recursos de origen federal y existe también despidos de maestros que no concuerdan con la administración del actual rector Gilberto Herrera Ruiz.

La mala relación con los sindicatos y los enfrentamientos con el gobierno estatal fueron también temas que abordaron tanto la candidata Gutiérrez, como el candidato Castañeda y solamente Teresa García, fue la que cuidó mucho no “golpear” a la actual administración.

En el caso de Teresa García Gasca, o está cuidando mucho, no golpear a la actual administración de la UAQ y solamente hablar de sus propuestas; quizás también sepa de alguna ventaja que pueda tener y no quiere confrontarse con nadie y prefiere guardar una posición institucional o tal vez tenga algún acuerdo para no perjudicar el trabajo realizado por Herrera Ruiz; esas son algunas posibilidades pero en la política que se hace en la UAQ las cosas no funcionan así y tal vez un acuerdo de alianza de pasar a una segunda ronda puede descarrilar el proyecto de cualquiera que hoy se sienta ganador.

La presencia de tres candidatos obliga sin duda a un juego de posibilidades muy interesante para la “alquimia” electoral  universitaria.

Con la finalización de las comparecencia de los candidatos y el ruido que le metieron a la elección viene la semana entrante la elección del rector o rectora de la UAQ y con esto seguramente una defensa más intensa de la Autonomía Universitaria pero sobre todo una defensa y cabildeo interesante para la obtención de más recursos para la máxima casa de estudios.

Todo dependerá de quién gane la elección.

De Rebote

Plaza de las Américas y Central Park, tienen varias cosas en común y unas de las principales, son un pésimo estacionamiento para sus clientes y que se comienzan a quedar vacías y sin clientes, un terrible mensaje para los inversionistas que ponen los ojos en Querétaro y es que la certeza jurídica en ambos casos tiene mucho de peso.

contacto@adanolvera.com

@aolverar