imagotipo

Expediente Q — Inundado

  • Adán Olvera

Una verdadera invasión a nuestra mirada y a nuestra tranquilidad  se están convirtiendo las decenas  de anuncios espectaculares a lo largo y ancho de la zona metropolitana de Querétaro; y es que los diputados federales de Acción Nacional, Gerardo Cuanalo, Guadalupe Murguía y Armando Rivera, algo pretenden en Querétaro, que les anima mucho tapizar la ciudad de anuncios donde en frases cortas y caritas sonrientes “presumen” de sus logros que  han traído muchos beneficios a los queretanos. En el caso de estos legisladores al menos se ve una preocupación por darse a notar y específicamente Guadalupe Murguía, que alcanzó la máxima posición en la cámara baja y con esto ganó mucha proyección y relevancia en su trabajo, de los otros dos no se puede decir mucho,  si acaso que uno ofreció café y donas gratis para policías y fue rotundamente ignorado.

Hay diputados legisladores federales del PAN que prefieren seguir haciendo lo mismo que hace dos años,  como es el caso de Apolinar Casillas y María García, que desde que son legisladores les ha acomodado muy bien eso de andar en el anonimato y ser unos más de la fracción y miembros de un grupo de 500 en don es fácil pasar inadvertido y cobrar con la ley del mínimo esfuerzo.

Los legisladores priistas Braulio Guerra y Hugo Cabrera, buscan los  reflectores para hablar de su actividad, Guerra Urbiola, por su parte  ha ganado un importante lugar en los temas internacionales por su apuesta de defensa de la dignidad mexicana y la negativa al muro fronterizo y  una defensa inteligente de sus posturas, incluyendo la genialidad mediática de trepar la barrera fronteriza.

Hugo Cabrera, encontró en protagonismo sin buscarlo en los temas de seguridad en Querétaro, que en al menos dos ocasiones le ha tocado subirse a los temas por casualidades lamentables del destino, como sucedió el viernes pasado en un foro organizado en conjunto con la Universidad Autónoma de Querétaro, abordando el tema de la “seguridad en ciudades antes tranquilas”  y justo empatado con los lamentables hechos de la colonia candiles.

Son dos años de actividades legislativas  y el siguiente será muy corto para los diputados que prácticamente terminan sus actividad y lo que hayan alcanzado a realizar  llegó hasta  aquí porque la efervescencia política los alcanzó.

DE REBOTE

“Me siento fenomenal, tomando decisiones, son con visión pensando en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”. Así contesta  Marcos Aguilar cuando le preguntan cómo se siente al ser criticado.

contacto@adanolvera.com

@aolverar