imagotipo

Expediente Q – Líos

  • Adán Olvera

En la Legislatura ya sabían que el tema de la ratificación o rechazo de Miguel Nava al frente de la Defensoría de los Derechos Humanos no sería nada fácil, sobre todo porque Nava tiende a judicializar todo lo que se le pone de frente.

Creyeron los legisladores que con darle una audiencia salvarían el trámite para posteriormente no enfrentar una demanda por parte del aspirante a ratificación; efectivamente no fue suficiente la audiencia,  porque ayer el todavía presidente de la Defensoría de Derechos Humanos, Miguel Nava, hizo la impugnación para que sea revisado el acuerdo para desahogar su intención de ser reelecto, pide en su defecto que inicie un nuevo procedimiento, esto derivado de irregularidades cometidas por los diputados locales, según Nava Alvarado.

Miguel Nava ya acusó al gobierno del estado de estar metiéndose  en el proceso de la Defensoría de los Derechos Humanos, acusa al secretario de Gobierno, Juan Martín Granados (obviamente no lo menciona por su nombre), de dañar la imagen de la Defensoría y de montarle acusaciones falsas según él.

Según Nava, los legisladores han implementado reglas a modo en un proceso que está viciado. En el documento presentado ante Oficialía de Partes y dirigido a los integrantes de la Junta de Concertación, así como al presidente de la Mesa Directiva, plantea que en un término de 15 días hábiles le  determinen si continuará o se puede iniciar un nuevo procedimiento. O sea les pone un plazo a los diputados.

Para rematar, hoy la Defensoría de Derechos Humanos emitirá una recomendación en la que hace señalamientos delicados.

DE REBOTE

Efectivamente los llamados por redes no siempre son confiables y se comprobó con el supuesto llamado de taxistas que solamente quedó en un gran ridículo y susto para “Jonathan”.

adanolverar@yahoo.com.mx

@aolverar