imagotipo

Expediente Q – Mal Total

  • Adán Olvera

En todos o casi todos los estados de la República Mexicana, existe un mal que es el argumento perfecto de los gobiernos para decirle a los ciudadanos que la seguridad no va a mejorar.

Se trata de la muy mencionada coordinación policiaca que difícilmente se da, ya que los gobiernos son plurales  y gobernantes emanados de diferentes partidos se culpan uno al otro de la falta de coordinación.

De norte a sur y de este a oeste, la falta de coordinación es la causa de nuestras desgracias en seguridad, lo cual quiere decir que existe un fracaso de nuestra clase política para organizarse y cumplir con su labor y es que difícilmente los ciudadanos les vamos a comprar el argumento que hay tareas federales, estatales y municipales; lo que entendemos los ciudadanos es que les otorgamos el poder para ejercerlo y administrarlo y resolver problemas y no para escucharlos quejarse como plañideras de pueblo.

La falta de coordinación y de capacitación en los cuerpos de las policías federales, estatales y municipales debilita el combate contra el crimen organizado y el narcotráfico. Cifras de organizaciones civiles nos dicen que el 70 por ciento de las investigaciones de las llamadas “narcoejecuciones” están estancadas y no hay forma de que lleguen a un final justo.

Los Ministerios Públicos buscan “elementar” averiguaciones de una manera tan endeble que los policías pocas veces pueden ver coronado su trabajo y pueden cuadrar un hecho al tipo penal. El problema con una mala integración de los elementos de prueba es que muchos de los indicios y evidencias se dejan de lado, por lo que en algún momento y generalmente los casos terminan por dejar libres a los delincuentes sobre todo ahora con la reclasificación de delitos con el nuevo sistema de justicia penal.

En la  situación actual  llamada “guerra contra el crimen organizado”, exige trabajo en equipo y una intercomunicación que permita mantener un real cuidado de las zonas o áreas donde se advierten riesgos latentes y no pretextos de falta de coordinación.

De Rebote

El PRI espera que sus aliados panistas les entreguen la presidencia de la mesa directiva de la legislatura en Querétaro, pero existen radicales panistas que no quieren respetar acuerdos y vendrá seguramente un desencuentro entre los diputados.

adanolvr@adanolverar.com

@aolverar