imagotipo

Expediente Q – Montaje

  • Adán Olvera

Es tan fácil ahora enterarse de todo lo que en las cámaras legislativas hacen nuestros representantes, aunque ellos piensan que seguimos siendo ignorantes y además ilusos en los temas.

Le pongo un ejemplo claro: las fracciones parlamentarias del Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados federal no se cansan de vociferar que si la Legislatura no aprueba las leyes reglamentarias del Sistema Nacional Anticorrupción, esto será responsabilidad el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Verde Ecologista (PVEM), que se han dedicado a frenar ese avance.

Los dirigentes panistas se llenan la  boca asegurando que en México no tenemos un verdadero Sistema Nacional Anticorrupción, que combata la impunidad “En el que  la haga la pague”.

Los panistas y perredistas no se cansan de descalificar y de acusar a sus contrapartes de frenar el combate a la corrupción pero lo que no nos dicen es la situación que se vive en los estados del país donde se tienen que aprobar sistemas estatales pero sucede lo mismo pero “a la ‘visconversa’”.

Es decir la clase política se comporta igual cuando detenta el poder y lo que busca es librar situaciones que lo metan en problemas y si se puede echar manos de la legislatura y de los aliados políticos también.

Lo ideal para los gobiernos es ejercer el poder de manera totalitaria y que todo quede acomodado de manera que nada pueda molestar, el asunto se replica a nivel nacional, estatal y municipal; al fin de cuentas para eso es la política para negociar o en su defecto aplastar.

DE REBOTE

Me aseguran distinguidos militantes de partidos políticos que se acercan los tiempos en los que diferentes actores políticos se vuelven “amigos” de la gente, de las organizaciones, de los colonos, de los periodistas y hasta de los opositores con los que puedan pactar; no les crea, al paso del tiempo no le cumplirán ni a sus cercanos y mucho menos a los ciudadanos, no otorgue cheques en blanco y mucho menos crea en promesas porque difícilmente llegarán.

adanolvr@adanolvera.com

@aolverar