imagotipo

Expediente Q – Parque

  • Adán Olvera

Fue en la década de los 80 cuando el Parque Nacional del Cimatario adoptó su nombre y con ello presuntamente también la protección de las autoridades como una área natural protegida, son casi 2,500 hectáreas que se ubican en los municipios de Querétaro, Huimilpan y Corregidora.

El Parque Nacional del Cimatario nace con la intención de proporcionar a los habitantes de la zona metropolitana de Querétaro una reserva ambiental que garantice la preservación de espacios verdes y además la preservación de varios ecosistemas que ahí conviven y están resguardados.

En 1992 la Asociación “Amigos del Cimatario” conformada por académicos y ambientalistas presentaron  un plan  maestro para reforestar al menos 1,000 hectáreas de  El Cimatario; el estudio contemplaba también propiciar un estudio hidrológico, así como el aprovechamiento de los bordos de la zona pero sobre todo la protección de los recursos forestales y el cuidado de la fauna de la región y otras especies que se fueron adaptando.

Ese espacio y la zona del Tángano siempre se ha visto amenazada por la mancha urbana y la voracidad de  desarrolladores, regidores, presidentes municipales y otros entes que buscan con el paso del tiempo aumentar las zonas de pavimento y acabar con la vegetación.

El reciente anuncio de la salida de quien fuera por varios años la directora del Parque Nacional del Cimatario, sin duda es lamentable sobre todo, por lo que ella asegura se busca para este espacio verde y es que dice Pamela Siurob Carvajal, que hay  preocupación por el ingreso de ejidatarios de Casa Blanca que buscan 36 hectáreas para incrementar la zona habitacional del fraccionamiento Colinas del Bosque, ya que pretenden que se les haga el cambio de uso de suelo.

El Parque Nacional del Cimatario, tendrá que ser protegido de cualquier forma y un cambio en la dirección no tiene porque afectar en lo más minimo, sería lo ideal.

DE REBOTE

En pleno día nacional de la Protección Civil los cuerpos de emergencia en la zona metropolitana de Querétaro estuvieron a prueba por el fuerte incendio en El Marqués, que dejó en evidencia su alto profesionalismo pero la falta de equipo para atender esas difíciles situaciones.