imagotipo

Expediente Q — Peligro

  • Adán Olvera

Recientemente hemos visto con admiración la forma tan cruenta en la que aumentan los accidentes automovilísticos en la carretera 57 y en la que las vallas metálicas en los márgenes de carpeta asfáltica, que se supone son para proteger a los automovilistas en caso de impacto, se han convertido en un peligro y en arma mortal en caso de choque.

La Norma Oficial Mexicana PROY-NOM-037-SCT2-2011 contempla las barreras de orilla de corona, también conocidas como barreras laterales o defensas, y las barreras separadoras de sentidos de circulación o barreras centrales; son presuntamente “dispositivos de seguridad que se instalan longitudinalmente en uno o en ambos lados del camino, con el objeto de impedir, por medio de la contención y redireccionamiento, que algún vehículo fuera de control salga del camino por fallas en la conducción, condiciones meteorológicas o por fallas mecánicas, protegiendo a sus ocupantes y a las vías de comunicación, con la disminución de la severidad de esos eventuales accidentes”.

Las vallas metálicas tienen su origen en la acción de “quitamiedos” pero se convierten en  auténticos cuchillos mortíferos que parten automóviles en dos como si fueran cuchillos entrando a barras de mantequilla, la carretera 57 en su tramo urbano de la zona metropolitana, ha registrado accidentes espectaculares en los cuales personas han perdido la vida por el efecto físico de estas vallas que destruyen con facilidad quirúrgica los veloces automóviles a los cuales presuntamente deberían de proteger y sobre todo a sus ocupantes.

Existen propuestas en otros países donde las vallas son sustituidas por elementos giratorios de absorción de impactos que presuntamente ayudan a disminuir el número de muertes en carreteras; la norma oficial mexicana no ha cambiado y todo indica que seguiremos sorprendiéndonos ante espectaculares accidentes.

La carretera 57 seguirá por pronto siendo una de las más peligrosa del país por la inseguridad que representa en todos los aspectos y es que tiene muy pocos elementos que la puedan convertir en algo seguro.

DE REBOTE

Ningún político en su sano juicio y con aspiraciones electorales se atreverá a criticar a la Presidencia de la República por impugnar, los lineamientos del INE que entran en vigor el 8 de septiembre y que dicta que ningún funcionario o personaje público con aspiraciones a ser candidato pueda hacer proselitismo y contratar propaganda mediante recursos públicos o privados en cualquier medio de difusión. Todos calladitos y sin protestar.

adanolvr@adanolvera.com

@aolverar