imagotipo

Expediente Q – Preocupante

  • Adán Olvera

Entre el año 2000 y el 2017 han muerto de manera violenta 103 comunicadores en nuestro país; decirlo de manera más clara es que han sido asesinados de manera cobarde y en pocas ocasiones con resultados en las investigaciones.

Pocos son los criminales sentenciados por cometer homicidio en contra de periodistas; los gobernantes de cualquier color o ideología, tienen en el cajón un discurso que siempre les deja su antecesor en el cargo para cuando lo ocupen: “Todo el peso de la ley”, “El crimen no quedará impune”, “Mi respeto irrestricto a la libertad de expresión”, “No descansaremos hasta dar con los responsables, tope donde tope”. Estas y más expresiones siempre se dicen cuando un periodista muere en condiciones de violencia y en algunos casos la vida personal y no la profesional del periodista es puesta en duda.

Los homicidios en contra de los periodistas están focalizados principalmente en las entidades con presencia activa del crimen organizado y pocos en las entidades en las que el crimen organizado intenta hacerse notar para generar desconcierto; esta profesión cada vez es más vapuleada desde distintas vertientes y el desdén y la  poca importancia que le dan algunos actores políticos contribuye a un clima poco favorable para el desempeño de informar y opinar.

En los últimos días han muerto de manera violenta: Cecilio Pineda, en Guerrero; Ricardo Monlui Ruiz, en Yanga Veracruz y ayer lamentablemente Miroslava Breach en Chihuahua; los ataques a los diferentes profesionales de la información no cesan y solamente cada comunicador sabe las condiciones de seguridad por las que se tienen que pasar para ejercer la profesión en los diferentes estados del país.

Las fiscalías especializadas, los botones de pánico y la supuesta buena voluntad de las autoridades, no han servido para evitar que nuestro país siga siendo una fábrica de muertos que terminan en grandes fosas clandestinas.

De Rebote

El presidente municipal de Colón, Alejandro Ochoa, será tan silvestre y le reclamará al gobernador del estado Francisco Domínguez Servién por haberle dicho en un evento: “Para que te portes bien”. Lo dudo porque no creo que coma lumbre.

adanolvr@adanolvera.com

@aolverar