imagotipo

Expediente Q — Pretextos

  • Adán Olvera

No hay cosa peor que una persona que pone pretextos para no asumir sus responsabilidades. Eso tiene que ver mucho con la educación que se recibió desde pequeño y también mucho con el daño que le hayan causado a la persona a lo largo de su vida.

El síndrome del “yo no fui” para muchos improvisados metidos en la política y administración pública es su mejor argumento para enfrentar una situación de emergencia, como lo es una contingencia por inundaciones o por cualquier otro fenómeno natural; lo que sucedió en San Juan del Río en la colonia La Rueda, es sin duda una vez más una tragedia como les viene sucediendo desde la inundación del antiguo hospital general.

La tragedia en San Juan del Río no es tanto la lluvia sino el indolente presidente municipal que tienen. Y es que Guillermo Vega no sabe otra cosa más que culpar a quien se le ponga enfrente de los que sucede en el municipio que gobierna como virreinato de la colonia.

Pobre San Juan del Río, con un repartidor de culpas al frente y no con un líder que se faja los pantalones y asume responsabilidades; nadie le aviso a este sujeto que la colonia La Rueda tampoco se inundó por su culpa, sino por un fenómeno natural que se conjunto con graves errores de planeación de esa ciudad y con la indolencia y frivolidad de toda una administración que se ocupa más por el talento artístico de una feria que por gobernar.

Ayer Guillermo Vega, irresponsablemente culpó a la Conagua por la inundación y por los daños en la rueda y el propio gobernador del estado lo desmintió; después vino la dependencia federal a desmentir en seis puntos que le pongo a su consideración algunos fragmentos de ello:

“En el caso del río San Juan, el desbordamiento fue producto del nivel de las lluvias registradas en la cuenca que abastece su cauce y no como se ha difundido por el desfogue de las presas que se encuentran aguas arriba del municipio de San Juan del Río”.

“Ante esta situación y en cumplimiento al protocolo de operación del sistema de presas del río San Juan, la presa Centenario  -que se encuentra aguas abajo del municipio de San Juan del Río-, abrió tres compuertas para desfogar controladamente 12 metros cúbicos por segundo y evitar que el nivel del río se desborde y afecte a las poblaciones que se encuentran después de la cortina de la presa, entre ellas el municipio de Tequisquiapan”

No fue la Conagua, es la indolencia y la inmadurez política y personal de un personaje que asegura gobernar San Juan del Río.

DE REBOTE

Las lluvias atípicas seguirán persiguiendo a Querétaro, por muchos años más y es que entre más crecimientos desordenado mayor será el impacto de la naturaleza.

contacto@adanolvera.com

@aolverar