imagotipo

Expediente Q – Robos

  • Adán Olvera

Quiero pensar que la Fiscalía General del Estado es la que tiene los datos duros de los robos a los choferes del transporte público en Querétaro, me imagino que todos los asaltos cometidos en las calles, incluyendo a los usuarios, están registrados también por el primer respondiente.

Mientras son varios, varios los usuarios que ponen de mal ejemplo, la ruta 88 por  ser una de las más peligrosas de abordar, por los constantes robos que se cometen en especial en la zona de Calzada de Belén, la Fiscalía asegura que la cifra de asaltos se ha logrado bajar hasta en un 90 % y es que han detenido y consignado a personas que se dedicaban a esta actividad perjudicando a los usuarios todos los días.

Los usuarios además de recibir un pésimo servicio de transporte y pagar una tarifa alta en relación al costo-beneficio, ahora tienen que lidiar con la inseguridad a bordo de las unidades de transporte que son atacadas por rateros que cometen sus atracos  la mayoría de las veces con violencia; las prometidas cámaras de vigilancia instaladas en todas las unidades nunca fueron una realidad o una constante en los “gachobuses” los usuarios y las autoridades no pueden ubicar a los rateros que casi a diario atracan o molestan a los pasajeros del transporte en Querétaro.

La zona norponiente de la ciudad es la que prácticamente ha resentido la inseguridad en el transporte y esto a pesar de los operativos de seguridad que sí han montado las autoridades y es que por más que la policía quiera vigilar a bordo los camiones pues no es suficiente el número de elementos porque simplemente no los hay para cubrir las necesidades de una zona metropolitana.

La promesa de modernización de transporte deberá de ir acompañada con esquemas de seguridad para los usuarios del transporte y sobre todo, en las zonas donde tienen identificados los delitos patrimoniales en contra de los que todos los días batallan para ganar dinero.

DE REBOTE

Una resolución judicial podría hacer volver a los comerciantes a la Alameda Hidalgo de Querétaro, sería un duro golpe para el equipo jurídico de las autoridades que planearon el operativo sin medir las consecuencias.

adanolvr@adanolvera.com

@aolverar