imagotipo

Expediente Q – Semáforo

  • Adán Olvera

Desde la temporada electoral del 2015 los candidatos a diputados coqueteaban con todos los sectores y sonreían a diestra y siniestra; llegando al poder representativo la Confederación Patronal de la República Mexicana en Querétaro (Coparmex) les propuso a los diputados locales un esquema que ya se ha probado en otros estados: la Plataforma de Evaluación Legislativa con la que se pretendía conocer el desempeño de cada diputado local.

El presidente de Coparmex, Darío Malpica Basurto, había informado que la herramienta estaba diseñada para evaluar: asistencias a mesas de trabajo, sesiones de pleno, iniciativas presentadas, iniciativas aprobadas y transparencia de recursos.

Según los diputados, se evaluaría el “trabajo” de los 25 legisladores locales y la información estaría al alcance de los ciudadanos para su consulta. Era un compromiso acordado con una organización empresarial y nadie los obligó a aceptarlo.

Pero estamos en el primer trimestre del 2017 y todo ha quedado en buenas intenciones y en avances muy magros, de la pretendida plataforma de monitoreo y es que simplemente ha faltado voluntad de los legisladores y esto dicho por el presidente de la Coparmex en Querétaro.

Los legisladores son dueños de su tiempo y de sus recursos, difícilmente podrán abrirse tanto los 25, seguramente habrá excepciones y podremos conocer en algún momento quienes están comprometidos y quienes están ahí por una casualidad electoral bien pagada.

DE REBOTE

Desde la Facultad de Contaduría y Administración el Dr. Arturo Castañeda Olalde abre camino para lo que viene en la UAQ, es un antisistema de la actual rectoría y tendrá que demostrar con trabajo que no es candidato mandado desde los sótanos del poder.

adanolvr@adanolvera.com

@aolverar