imagotipo

Expediente Q — Vicios

  • Adán Olvera

Un problema de nunca acabar son el sinnúmero de “detallitos” de la vida en condominio en Querétaro, problemas que podrían ser solucionados con un código urbano reformado y sin que fomente una asociación más parecida a lo “delictuosa” que a otra cosa, entre desarrolladores y autoridades.

De los 387 condominios que existen en la ciudad de Querétaro solamente  alrededor de 121 han sido entregados al municipio y algunos más llevan hasta 40 años sin cumplir con el trámite dejando a los habitantes a la merced de lo que digan las autoridades que no encuentran y no encontraran después de tantos años, a qué constructor reclamarle. En esta problemática que suena a estafa intervienen varios: Desarrolladores, los condóminos  y la Comisión Estatal de Aguas.

La administración municipal advierte que se trabaja en modificar leyes y reglamentos para que los habitantes no tengan que pasar por situaciones tan complicadas como es la falta de servicios públicos y de suministro de agua por la irresponsabilidad de un desarrollador y de la autoridad al no entregar y al no querer recibir un fraccionamiento inconcluso en tramitología.

La cifra de fraccionamientos no entregados es espectacular y no se podrá seguir con la misma dinámica afectando a miles de habitantes, que contribuyen pagando impuestos pero no reciben los servicios que requieren gracias a esta trampa que es la famosa entrega de fraccionamientos por parte de un desarrollador a la autoridad.

La vida en condominio y en colonias no entregadas contribuye a un enorme descontento social y que es increíble que con el paso de los años no se legisle y se actualicen reglamentos para que los desarrolladores abandonen el barco después de hacer jugosos negocios sin responsabilidad hacia sus clientes y una autoridad que se dice atada de manos para poder sancionar estas nefasta prácticas.

DE REBOTE

Una vez más medios de comunicación y redes sociales alimentaron en menú informativo de lo que fue la primera lluvia fuerte de la temporada en Querétaro, lluvia atípica por la presencia del huracán Dora; una vez más queda de manifiesto que la ciudad está condenada desde hace muchos años a sufrir encharcamientos por encima de banqueta que afectan de manera impresionante la movilidad y causan caos por horas en las principales avenidas de la capital y la zona metropolitana; sin contar el daño patrimonial  que sufren muchos ciudadanos al quedar sus vehículos averiados por motivo de los pequeños charcos.

adanolvr@adanolvera.com

@aolverar