imagotipo

FED, Gorsuch, UE… y de nuevo Trump

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

La Reserva Federal de Estados Unidos dio a conocer el pasado miércoles su primera decisión de política monetaria tras la toma de posesión del presidente Donald Trump. Como esperaban los mercados, la FED mantuvo sin cambios sus tasas para dejarlas entre 0.5% y el 0.75%, a pesar de la intención del Banco central norteamericano de elevar hasta en tres ocasiones el valor del dinero.

La institución presidida por Janet Yellen seguirá pendiente de la definición de la política económica del nuevo inquilino de la Casa Blanca. El presidente Trump ha adelantado que aplicará una reforma fiscal con el propósito de reducir impuestos a las empresas y a la clase media además de invertir hasta miles de millones de dólares en la renovación de la infraestructura del país. Dichas medidas podrán ocasionar que la FED acelere el proceso de endurecimiento de su política monetaria.

Por otro lado, en la arena de la Corte Suprema norteamericana, Trump ha elegido a Neil Gorsuch, juez conservador de 49 años para ocupar el puesto del fallecido Antonin Scalia. El debate en el Senado para su aprobación no será nada fácil recordando que los republicanos vetaron la propuesta del presidente Obama. En esta ocasión, aunque todavía no se conocía el nombre del propuesto, algunos líderes demócratas ya anunciaban su resistencia.

La Corte Suprema juega un papel muy importante en la política estadounidense como decisores si el Presidente o el Parlamento actúan apegados a la constitución. La trascendencia de sus fallos trastoca la vida política, social y económica del país, en temas tan complejos como el aborto o los derechos de las minorías.

Aunque el cargo es vitalicio, varios integrantes del Supremo podrían renunciar o fallecer los siguientes años dada su avanzada edad; y que la decisión de proponer a los sustitutos recaiga en el Presidente Trump genera nerviosismo entre los demócratas. Neil Gorsuch necesita, además de todos los votos de los senadores republicanos, el voto de ocho senadores demócratas para resultar electo.

La decisión de ratificar a Gorsuch cobra mayor relevancia ya que tras la muerte del juez Scalia existe un empate en la Corte Suprema actualmente compuesta por cuatro jueces conservadores y cuatro liberales. Si la propuesta de Trump logra concretarse, los conservadores volverán a ser mayoría.

Del otro lado del Atlántico, la primera ministra Theresa May ha conseguido una victoria importante en la Cámara de los Comunes al ser aprobada por 498 votos contra 114 el proceso de la separación del Reino Unido de la Unión Europea. El Tribunal Supremo británico había fallado que el Parlamento se tenía que pronunciar sobre el tema. De esta forma, se deja abierta la puerta para que May pueda invocar el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea dentro del plazo que se había fijado desde el número 10 de Downing Street.

Por otra parte, la relación de la nueva administración de la Casa Blanca y la Unión Europea es un tema también complejo. Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, calificó en la semana a Estados Unidos como una amenaza similar a Rusia, China o el terrorismo islámico. Bruselas había guardado silencio por mucho tiempo ante las declaraciones de Trump. Tusk pidió pasos radicales para salvar y sostener a la Unión Europea.

Las fuertes declaraciones de Tusk se originan por el nerviosismo que ocasiona la abierta simpatía de Trump hacia Vladimir Putin y su respaldo a los movimientos nacionalistas y populistas al interior de la UE como quedó claro con el Brexit. No por nada Le Pen en Francia, Wilders en Holanda, Grillo en Italia o Strache en Austria festejaron la victoria del magnate neoyorkino. Trump apoya el desmantelamiento de la Unión Europea y tilda a la organización como un consorcio dirigido por Alemania para su propio beneficio.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)