imagotipo

G-20: más simbolismos que acuerdos

  • Rodrigo Chávez Fierro

Este viernes inicia en Hamburgo, Alemania la reunión del foro de cooperación internacional conocido como G-20 que aglutina a las economías más importantes del mundo. Surgido en 2008 tras la crisis financiera que casi derriba la economía occidental; las economías emergentes fueron sumadas al grupo de trabajo que integraban los siete países industrializados conocido como G-7.

El grupo está integrado por la Unión Europea y 19 países. Del continente americano participan: Argentina, Brasil, Canadá, Estados Unidos y México. Del viejo continente: Alemania, Francia, Italia y Reino Unido. De Asia: China, Corea del Sur, India, Indonesia, Japón y Rusia. Del Medio Oriente: Arabia Saudita y Turquía. Del continente africano únicamente Sudáfrica; y cierra la lista, Australia.

Si bien es cierto, los temas principales son de índole económica; también se aprovechará la reunión para tocar tópicos tan complejos como el combate al terrorismo, la inmigración, el cambio climático y la cooperación internacional.

Habitualmente los Jefes de Estado y de Gobierno aprovechan la ocasión para mantener reuniones paralelas. El propio Donald Trump tendrá nueve con otros mandatarios destacando para el caso de nuestro país la que sostendrá con Enrique Peña Nieto y; lo que será el evento más destacado del foro, la el encuentro entre Trump y el presidente ruso Vladimir Putin.

Respecto al primer caso, han pasado más de 310 días desde la polémica reunión en la residencia oficial de Los Pinos cuando el todavía candidato del partido Republicano visitó al Presidente de México. Tras los polémicos tweets de Trump a inicios de año, fue cancelada la reunión que sostendrían ambos presidentes por lo que será la primera ocasión que se encuentren con tal carácter. No se esperan acuerdos importantes entre ambos países, pero se pueden obtener señales respecto a lo que será la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte.

Por lo que ve al encuentro con el presidente Putin, la atención estará centrada desde el saludo. Temas tan complejos como la ilegal anexión de Crimea por parte de Rusia, las sanciones que pesan sobre el régimen de Moscú, los conflictos en Ucrania y Siria; y el polémico escándalo de la posible injerencia del gobierno ruso en las elecciones presidenciales de Estados Unidos serán referente obligado. El antecedente de la reunión entre Trump y el embajador ruso el pasado 10 de mayo no fue tan fructífero para el mandatario estadounidense al darse a conocer que reveló información de inteligencia sobre el conflicto sirio.

De los puntos a observar serán los pronunciamientos del presidente chino Xi Jinping quien el pasado 17 de enero dejó muy claro en el marco del Foro Económico Mundial de Davos, Suiza que su país apuesta por el comercio internacional; mientras que Estados Unidos, que tanto ha incentivado el proceso de globalización, parece optar por el aislacionismo y el proteccionismo.

La propia Canciller alemana Ángela Merkel ha manifestado que no serán negociaciones fáciles las de Hamburgo. Trump no se apartará de su decisión de sacar a su país del Acuerdo Climático de París. Merkel busca que el G-20 envíe una clara señal a favor de mercados libres; buscará un posicionamiento a favor del comercio multilateral.

Las manifestaciones y protestas de los llamados globalifóbicos, que vieron su irrupción en 1999 en Seattle, Estados Unidos en el marco de la conferencia de ministros de Economía y Comercio de la Organización Mundial del Comercio, ya se han hecho notar en la ciudad alemana.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)