imagotipo

Humanitas. Arte y Pasión

  • Roberto González y Andrea Avendaño

Saturnino Herrán es sin duda uno de los pintores estelares de las exposición “Rostros y Tradiciones de México”, de la colección SURA que se exhibe en el Museo de Arte de Querétaro. Saturnino fue un pintor que murió muy joven, apenas tenía 31 años. Su primera exposición individual fue póstuma, pues se realizó en 1919 un año después de su muerte.

Herrán fue un pintor cercano al simbolismo o modernismo; entabló una amistad estrecha con el autor de La Suave Patria, Ramón López Velarde, quien también murió joven a los 33 años a causa del mal de los poetas malditos.

Saturnino tomó clases con Julio Ruelas  extraordinario artista simbolista, víctima de la vida y de la tuberculosis murió a los 37 años en París. Está enterrado en el cementerio de Montparnasse y su tumba la abraza una bella mujer desnuda, escultura en mármol obra del escultor Arnulfo Domínguez Bello.

Saturnino Herrán era originario de Aguascalientes, nacido en 1887. Tras la muerte de su padre en 1903 se traslada a la ciudad de México  con su familia en busca de mejores oportunidades. Ya con estudios de arte en su ciudad natal, ingresa en 1904 a la Academia de San Carlos, llamada para entonces Escuela Nacional de Bellas Artes. Será alumno de Julio Ruelas, del catalán Antonio Fabrés y de German Gedovius entre otros. En su obra se plasma un nacionalismo incipiente y melancólico, que más tarde se convertirá en una iconografía nacional que sin duda influyó en los maestros del muralismo mexicano. Otro de los pintores que se exhiben en esta importante muestra es Alberto Fuster, fue un pintor también simbolista y contemporáneo de Saturnino Herrán. Fuster (1872-1922) originario de Veracruz recibió una beca del gobierno de Porfirio Díaz para estudiar pintura en Roma en 1888, y permaneció becado durante 17 años en Europa. Fue profesor en la Academia de San Carlos de historia patria y colaboró con Saturnino en la clase de dibujo de modelo desnudo. Expuso en varias ciudades de Europa, Estados Unidos y en México, sin embargo, como buen romántico-simbolista en 1922 se traslado a Austin Texas y ahí se suicido. Una pintura de Roberto Montenegro se muestra en la sala siete del museo, Montenegro fue junto a Diego Rivera uno de los participantes del muralismo mexicano. Montenegro originario de Jalisco (1887-1968) pintó el ex templo de San pedro y san Pablo junto con Jorge enciso.

Una obra de Manuel Rodríguez Lozano titulada “Mujer con niño en brazos” de 1927, flanquea el cuadro de Frida Kahlo fechado en 1929 en esta exposición. Rodríguez Lozano fue el esposo de Carmen Mondragón, mujer poeta, de belleza insolente y hábitos del siglo XXI, mejor conocida como Nahui Olin , bautizada así por el Dr. Atl, con quien vivió un amor flamígero y tormentosos: Agua + Movimiento= fuego perpetuo.

Francisco Goitia (1882- 1960) originario de Zacatecas, también está presente con un autorretrato. Goitia un artista singular y un personaje de la historia, se unió al ejército de Pancho Villa como pintor oficial del general Felipe Ángeles. En sus memorias advierte que nunca portó un arma y nunca mató a nadie. A pesar de que en su pintura registra el paisaje revolucionario colmado de muertos y ahorcados; más tarde denunció la soledad y la pobreza de un pueblo, que después de haber sufrió la violencia de una revolución armada nada cambió para los pobres, los obreros y los campesinos. Goitia es una de esas figuras que no se ha reconocido ampliamente porque nos duele cuando alguien desvela la verdad y no nos gusta el reflejo del espejo que nos propone. La historia del arte mexicano del último tercio del siglo XIX al siglo XX se puede apreciar en el Museo de Arte de Querétaro en la exposición “Rostros y Tradiciones de México”. En la mirada de los más importantes artistas mexicanos se refleja el México que les toco vivir y amar intensamente, no se pierdan esta importante muestra.

bobiglez@gmail.com