imagotipo

Humanitas. Arte y Pasión

  • Roberto González y Andrea Avendaño

Elizabhet Eleanor Siddal (1829-1862) la Ofelia de los Prerrafaelista, fue una bella mujer de pelo rojizo, delgadez extrema, tez blanca y ojos verdi-azules, su juventud e inteligencia la convirtieron en la musa-modelo de varios pintores de la hermandad Prerrafaelista. Entre los artistas más singulares figura John Everett Millais(1829-1896) a quien le posó la bella Siddal para el emblemático cuadro de “OFelia muerta en el río” (1857), personaje de la obra “Hamlet” de William Shakespeare. Se sabe que Millais sumergía durante varias horas a Eleanor en una tina de baño durante el invierno, a la que le ponía lámparas en la parte inferior para calentar el agua. Eleanor que de por sí era una mujer de salud muy delicada, enfermó varias veces a causa del agua fría, pues Millais concentrado en su actividad de pintor, olvidaba cambiar las lámparas y  el agua se enfriaba. La modelo enfermó en una ocasión de neumonía a causa de este trabajo. Millais fue demandado por el padre de la muchacha. Millais en este cuadro evocó a la naturaleza realizando casi un catálogo de plantas y flores pintadas en gran detalle que enmarcan el cuerpo inerte de Ofelia.

Al estar ejerciendo como musa de esta fraternidad prerrafaelista, Eleanor  conoció ahí al pintor Dante Gabriel Rosetti (1849) quien además de convertirla en su modelo personal, se casó con ella. Rosetti quedó prendado de la belleza de esta mujer, belleza que coincidía con el ideal femenino de los prerrafaelistas. “Si la señorita Siddal no hubiera existido habría sido necesario inventarla”.

Los prerrafaelista fueron un grupo de amigos, estudiantes de arte en Londres que  constituyeron una hermandad. En 1848 se declararon Prerrafaelistas. Este primer grupo estuvo formado por Gabriel Rosetti, William Holmar Hunt y John Everett Millais. Luego ingresaron Thomas Woolner (escultor), William Michel Rosetti (hermano de Gabriel), Thomas Collinson(pintor) y George Stephens. “Siete jóvenes a favor de todo tipo de nobles empresas y en contra de cosas innobles y materiales”. Estos jóvenes se inspiraron en un grupo de pintores alemanes que  se establecieron en Roma hacia 1811. Empezaron a vivir juntos como monjes, y lucharon por recuperar el espíritu de la edad media frente al arte moderno. Despreciaban lo renacentista que estaba de moda, y decían que Rafael el gran artista italiano era  símbolo de la mundanidad y el paganismo; antes de Rafael el arte había sido puro y austero, atento a los designios de la fe. Después de Rafael se hizo poco sincero y auto gratificante. De ahí tomaron el nombre de Prerrafaelistas, y abrevaron de las ideas de aquella hermandad de alemanes que se hicieron llamar Nazarenos que aceptaban como maestros a los primitivos pintores italianos. Poco a poco este espíritu se propagó por Europa, podríamos llamarlo el espíritu romántico, porque estaban en la búsqueda de la vieja Europa que se había perdido durante el siglo XVIII. El espíritu ilustrado y la modernidad le habían arrebatado la fe de la época anterior y sentían la necesidad de recuperarla despreciando el presente y soñando en un tiempo pasado. El siglo XVIII era tiempo de escépticos como Voltaire y en el que la razón ocupó el lugar del absoluto.” Se pensaba que el arte era un medio para alcanzar un fin que no era mundano. Los poetas se inspiraban en “la contemplación de las verdades naturales, montañas, nubes, flores, ríos, lejos de las arbitrarias moradas del hombre”.

Los Prerrafaelistas tuvieron aun teórico y defensor de su postura frente a las academias John Ruskin un intelectual e idealista social del siglo XIX formado en Oxford, quien en su libro Modern Painters, explicaba el porqué de su admiración por artistas como Turner, en quien veía la misma percepción de la verdad natural (manifestaciones de la luz y la atmosfera)  en Románticos y Prerrafaelistas.

Algunas obras emblemáticas de Dante Rosetti son “Perséfone” (comiendo una granada) “Lilith”(la otra mujer del paraíso) “Helena de Troya” (La Ilíada) “Juana de Arco” y una “Anunciación” que nos parece sublime

Rosetti vivió enamorado y en admiración perenne por su mujer Eleanor. Sin embargo, esta mujer dotada de gran belleza y al mismo tiempo enfermiza, se hizo adicta al láudano, posiblemente porque padecía dolores corporales. La tradición dice que se suicidó a los 32  años con una sobredosis de láudano. Lo cierto es que murió en 1862,  tal vez sufría de la enfermedad de la época: la melancolía. Fue pintora y poeta que experimentó en carne propia el olvido y la orfandad que la modernidad había impuesto a los hombres. También se dijo que se identificó con el personaje del cuadro de Millais “Ofelia” que murió ahogada después de revelársele una verdad trágica. Rosetti guardo los poemas de Eleanor en un ataúd y los enterró. En 1863 pinto el cuadro “Beata Beatrix” en su memoria, evocando a la Beatriz de Dante. La extrañaba tanto que incluso buscó contactarla a través de sesiones de espiritismo. Rosetti intentó también suicidarse diez años después del acontecimiento y nunca pudo olvidar a su amada Lizzie.

Para saber más sobre este tema le recomendamos “El sueño Prerrafaelista” de William Gaunt. FCE.

bobiglez@gmail.com