imagotipo

Humanitas. Arte y Pasión

  • Roberto González y Andrea Avendaño

Corpus nudum es una constante en la obra de Edgar Degas, que fue un artista que cuando la efervescencia de la pintura al aire libre era una moda en el París de la década de 1870, el prefirió los espacios cerrados, los interiores.

No le interesaban los paisajes, ni captar los efectos de la luz sobre la materia en las catedrales como a Monet. Su ideal de la pintura y la escultura fue la mujer, el ballet y las bailarinas; los prostíbulos, los clientes, las meretrices y los caballos fueron temas que le apasionaron. En Degas descubrimos al artista que celebra el cuerpo femenino desprotegido de todo pudor, vulnerado por la mirada del espectador que funciona como un voyeur. Edgar Degas exploró el eterno femenino, analizó el cuerpo a la manera de un voyeur, convirtiendo su mirada en un lápiz-pincel. En muchas de sus obras fragmentó el cuerpo y le dio poca importancia al rostro, es decir, la identidad femenina parece no interesarle, estaba más interesado en mirar y dibujar el cuerpo femenino, consecuencia tal vez de una pulsión sexual por su frustrada vida erótica y amorosa.

Su cuadro más enigmático es sin duda  “Intimidad o violación” de 1869. En esta obra se aprecia una mujer en actitud temerosa, de perfil, en el interior de una habitación, en la que hay un hombre  recargado sobre la puerta como impidiéndole  salir o sometiéndole. En el centro hay una mesa-buró con lámpara  en la que se aprecia una maleta abierta, en la maleta hay ropa femenina. El fondo es una audaz perspectiva que corre al ritmo de la duela; aparece  también una cama en un apretado escorzo. La escena es misteriosa y muestra a una mujer vulnerada y dominada, mientras que el hombre muestra su fuerza y arrogancia en su postura.

En general Degas exploró todas las posibilidades de mirar el cuerpo femenino, desde las niñas ensayando ballet para la Opera de París conocidas por los burgueses de la época como las “Petits rats”(al más puro estilo Balthusiano o Nabokoviano), o las mujeres en sus aseos personales, las prostitutas y sus clientes, estas últimas registradas en refinados  mono-tipos rescatados por el museo de Orsay.

En la famosa exposición de 1881 ya en clave impresionista, Degas participó con una escultura titulada: “Bailarina de catorce años”. Esta pieza el artista la había modelado a partir de la figura de la pequeña bailarina Marie van Goethem, a dos tercios del tamaño natural con cera. Estaba de pie con una pierna un poco adelante, se conoce como la cuarta posición en danza, con el pie girado hacia fuera, las manos detrás de la espalda y la barbilla en alto. Degas sorprendió a todos vistiendo la escultura con un canesú de verdad, un tutú de gasa y una cinta de satén, cocidas todas por un fabricante de muñecas. También le puso pelo natural en la cabeza. Luego vertió una fina capa de cera caliente sobre toda la obra, haciendo que las telas y las texturas se endurecieran pero se dejaran ver. El publico se sorprendió y quedó desconcertado con la escultura, los críticos la condenaron y la declararon “bestial” una niña púber de cera y huesos era algo horrible. Sin embargo algunos advirtieron que era algo verdaderamente moderno, una nueva manera de presentar la escultura, lejos del mármol y el bronce al que estaban acostumbrados, y que sin duda influiría en la escultura del primer siglo XX.

En las primeras décadas del siglo XX la obra de Degas estaba bien reconocida por la crítica, los artistas y los coleccionistas.

A pesar de que nunca se caso, tuvo una relación amistosa y muy cercana con Mary Cassatt ,pintora impresionista e hija de un empresario norteamericano, se sabe que nunca tuvo arrebatos con ella.

En la década de 1890 Degas se aficionó a la fotografía, fotografió a sus amigos y conocidos, así como a su modelos. En su obra pictórica se aprecia el enfoque y la composición que la fotografía aportaría a la pintura desde el siglo XIX.

Hilaire-Germain-Edgar Degas murió a los ochenta y tres años prácticamente ciego.

La mirada del pintor fauno se apagó en 1917.

bobiglez@gmail.com