imagotipo

Incertidumbre: lo que viene tras la elección de Trump

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

Era la característica principal de la campaña de Donald Trump y lo será los siguientes días hasta tome posesión del cargo el 20 de enero. El siguiente presidente de los Estados Unidos surge como resultado de una polarización social, racial, pero sobre todo económica. Si bien es cierto, la tasa de empleo en nuestro vecino del norte ha vuelto a niveles anteriores a la crisis de 2008, no así los salarios ni las condiciones de vida.

Trump no será la respuesta a dichos males, pero el recuerdo de un mejor pasado sacó a las urnas a los sectores afectados; pero con la victoria del candidato republicano no veremos un regreso del poderío norteamericano.

Si bien es cierto se había anticipado un crack en las bolsas de valores en todo el mundo de confirmarse la victoria de Trump; también cierto es que una vez garantizado su triunfo el magnate neoyorkino ha moderado su discurso evitando una desbandada bursátil.

El mundo sigue padeciendo una situación geopolítica delicada y sobre todo volátil que pueden deparar sorpresas. Nos encontramos en medio de una transformación en los mercados energéticos. Y si bien, con la administración Obama se lograron grandes triunfos diplomáticos, los acuerdos con Cuba o Irán se pondrán a revisión.

En tanto, el peso mexicano sigue depreciándose frente al dólar en respuesta del nerviosismo que provocan las promesas de campaña de Trump, sobre todo la incertidumbre sobre lo que puede ocurrir con el TLCAN; así como el débil desempeño que muestran los precios internacionales del petróleo.

El dólar terminó el viernes en 20.94 unidades, acumulando tres sesiones de máximos históricos. En la semana, la moneda nacional sumó una caída del -10.04%, comportamiento no visto desde el 10 de octubre de 2008, en medio de plena crisis económica global.

La Secretaría de Hacienda ha reiterado que no aplicará de forma inmediata acciones para defender la moneda nacional, ya que una intervención local tendría poco impacto dado que las reacciones en contra del peso son de carácter mundial.

Es posible que en la semana el Banco de México pueda incrementar su tasa de referencia ante los escenarios de inflación que traería consigo un mayor precio del dólar. Tampoco se descartan la venta de dólar por parte de la institución encabezada por Agustín Carstens. Por si fuera poco, la situación se podría complicar más ante una escenario de subidas de tasas por parte de la Reserva Federal en su reunión del próximo diciembre.

En tanto, la Bolsa Mexicana de Valores, acumuló una caída semanal del -3.58% llevando al IPC a romper el piso de los 45,000 puntos al terminar la semana en 44,978 unidades. Si bien la BMV sigue manteniendo una utilidad anual del 4.7%, el peso mexicano ya acumula una devaluación del 19.3%, afectando el rendimiento en dólares.

En Wall Street, el promedio industrial Dow Jones terminó el viernes en máximos históricos, registrando su mejor semana desde 2011 con una ganancia del 5.4%. De cumplirse las promesas de campaña de Trump de simplificar las regulaciones al sector financiero y de salud, así como el aumento al gasto en infraestructura podrá traer mayores rendimientos a las empresas.

Por su parte, el S&P 500 subió 3.8% en la semana llegando a niveles no vistos desde de la crisis financiera de 2008. El Nasdaq también reportó ganancias del 3.8%.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)