imagotipo

La importancia de la ciencia, la tecnología y la innovación en México

  • Raúl Iturralde

El pasado 19 de junio se llevó a cabo el Foro “El estado del arte de la ciencia, la tecnología y la innovación (CTI) en México, organizado por el Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Querétaro, y en el cual participó el Dr. Julio César Ponce, quien asistió en calidad de representante personal del Dr. Enrique Cabrero, Director General del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT); también estuvo el Dr. José Franco, Coordinador General del Foro Consultivo de Ciencia y Tecnología (FCCyT), y el Dr. Arturo Lara López, Secretario de Innovación y Educación Superior del Estado de Guanajuato.

Al Foro asistieron estudiantes de licenciatura y posgrado de las instituciones de educación media superior y superior, investigadores y directivos de los centros de investigación. Fue una jornada interesante que ha dejado buenas lecciones para trabajar en el corto plazo.

El Dr. Julio César Ponce nos mostró el trabajo que viene realizando el CONACYT para fomentar el desarrollo de la CTI en México y los grandes esfuerzos que se realizan para fortalecer el capital humano mediante las becas para estudios de posgrado y el Sistema Nacional de Investigadores, entre otros.

El Dr. José Franco presentó los grandes desafíos que enfrenta el ecosistema CTI para estar en condiciones de contribuir a la solución de los grandes problemas nacionales. Por su parte, el Dr. Arturo Lara López compartió su experiencia sobre el proceso de construcción de la Secretaría de Innovación y los lineamientos que le han permitido crear una plataforma de apoyo técnico-administrativo para estar acorde con las nuevas exigencias y nivel de crecimiento del sistema de ciencia en el estado de Guanajuato.

Un común denominador en los planteamientos de los ponentes fue que el impulso a la ciencia, la tecnología y a la innovación es la base fundamental para generar un desarrollo sostenible a largo plazo, también plantearon la necesidad de avanzar con paso firme en la conformación de una estructura material y humana acorde a las necesidades del entorno económico y social, impulsando el fortalecimiento de nuestras instituciones educativas, privilegiando la calidad y pertinencia de las opciones de formación que se ofrecen a los ciudadanos en todos los niveles educativos.

En los últimos tiempos, hablo de un periodo de 15 años, la comunidad científica se ha ganado un lugar de primera magnitud en el entramado económico y social de Querétaro, al crear conocimiento contribuyen decisivamente al desarrollo económico y, con ello, ganan el reconocimiento social. Ellos nos han enseñado que una necesidad permanente de las sociedades del conocimiento es su inquebrantable voluntad de reinventarse constantemente, es su dinamismo para caminar al mismo ritmo de los requerimientos y afanes de una ciudadanía cada vez más exigente y participativa en los temas que los afectan directamente.

Sin embargo, no podemos quedarnos con lo ya realizado, tenemos que seguir trabajando para mantener y acrecentar el ritmo de desarrollo de nuestras capacidades y potencialidades. Tenemos muchas áreas de oportunidad que debemos atender, tenemos que trabajar arduamente para no quedarnos atrás en este campo tan dinámico y exigente. En tal sentido, tenemos que ser consecuentes e innovar en nuestras propias instituciones para hacer de Querétaro una entidad de crecimiento constante y cuya comunidad científica participe siempre en el desarrollo económico y social del estado.