imagotipo

La técnica en el combate a la pobreza

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

A pesar de cumplirse cien años de haberse promulgado el texto constitucional que rige en el país y de incluirse importantes derechos sociales en el mismo; un sector de la población en México sigue viviendo en pobreza. Millones de pesos se han destinado al combate de este flagelo obteniendo pocos resultados en movilidad social de los ciudadanos.

En el caso de Querétaro, si bien podemos presumir un crecimiento económico similar a China, y por encima de la media nacional; de ostentar el primer lugar como ciudad más amistosa para hacer negocios y el octavo en Latinoamérica como ciudad del futuro; seguimos registrando niveles de pobreza que deben de ser combatidos.

Para ello, es necesario una coordinación adecuada entre las diferentes instancias públicas y privadas que trabajan para combatir la pobreza y la marginación utilizando esquemas innovadores que den respuesta a problemas que no se ha logrado resolver con mecanismos tradicionales y permitan un desarrollo sostenible para quienes más lo necesitan.

Es necesario contar con un padrón único de beneficiarios de todos los programas sociales para evitar la duplicidad en los programas y permitir una coordinación eficiente de las acciones de gobierno.

Aunado a lo anterior, se debe plantear un esquema de responsabilidad compartida entre la sociedad y el gobierno garantizando este último una transparencia y rendición de cuentas de los recursos destinados al combate a la pobreza.

La ciudadanía no sólo debe desempeñar un papel en la definición del problema y la propuesta de solución, sino también en el control de los recursos por medio de un esquema organizado para verificar por medio de contralorías sociales el correcto funcionamiento y cumplimiento de los programas para evitar posibles irregularidades.

En este sentido, dentro de un diseño adecuado de la política social, resulta indispensable contar con mecanismo de identificación de beneficiarios para eliminar la discrecionalidad en su selección e incrementar la eficacia de los programas y acciones gubernamentales. Utilizando la técnica y la estadística se debe priorizar las localidades que requieren atención urgente considerando para tal efecto la población, el grado de rezago social, el índice de marginación, la pobreza extrema, la población indígena y las zonas de atención prioritaria.

La participación ciudadana debe instrumentalizarse a través de un presupuesto participativo que permita otorgar la oportunidad de proponer y decidir sobre la distribución de las obras y apoyos destinados al mejoramiento de las condiciones de vida de la población.

Y por último y esencial para una correcta política social en el combate a la pobreza es menester contar con mecanismos de evaluación para reforzar, reorientar o redefinir los programas y acciones gubernamentales que atienden a la población en situación de pobreza vulnerabilidad, permitiendo hacer más eficaz y eficiente el quehacer gubernamental.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)