imagotipo

Maíz palomero, botana antigua

  • Heidy Wagner Laclette

Al maíz palomero (Zea mays everta) lo caracterizan sus granos que explotan al calentarse porque tienen una cáscara dura que sella la humedad dentro, así como un relleno almidonado.  Esta especie al igual que los otros seis tipos de maíz se origina a partir de una hierba salvaje.

Las semillas de maíz palomero son sembradas con características deseables, los genetistas de plantas seleccionan el maíz con los rasgos genéticos adecuados a través de la endogamia, proceso que establece que la planta seleccionada debe tener características estables y nula segregación, es decir, dos plantas endogámicas son cruzadas para producir un híbrido.

Una vez que el maíz ha llegado al óptimo nivel de humedad de 14 por ciento, se limpia y se remueven las pequeñas partes de las mazorcas y otras partes de la planta. Los granos de maíz palomero se pasan sobre una banda vibratoria que sirve para separar los granos de las otras partículas, una vez que esto sucede el maíz palomero está listo para usarse.

Las palomitas de maíz contienen tres componentes: El endospermo, el germen y el pericarpio. El endospermo se compone de suave almidón y granos duros. El endospermo es siempre blanco o amarillo y es un carbohidrato y el pericarpio o cáscara es normalmente color blanco o amarillo.

Esta variedad de maíz, es considerada como uno de los alimentos más antiguos que se conocen, pertenece a la familia de las Poáceas (Gramíneas), tribu Maydeas, y es la única cultivada de este género. Otras especies del género Zea, comúnmente llamadas teosinte y las del género Tripsacum conocidas como arrocillo o maicillo son formas salvajes parientes de Zea mays son clasificadas como del Nuevo Mundo porque su centro de origen está en América.

Desde la antigüedad las palomitas de maíz eran un alimento típico para los nativos amerindios y fueron una novedad para los primeros exploradores del Nuevo Mundo, al grado que asombrados, Cristóbal Colón y su tripulación compraron collares hechos con palomitas de maíz a los nativos caribeños.

De acuerdo con testimonios documentales, en 1519 cuando Hernán Cortés llegó a lo que hoy  es la Ciudad de México, encontró que los aztecas llevaban amuletos formados por un collar de palomitas de maíz que utilizaban en las ceremonias religiosas.

Ahora bien, en el siglo XVI, los indígenas preparaban las palomitas de maíz de tres formas, la primera consistía en ensartar una mazorca de maíz en un palo y tostarla sobre el fuego, recogiendo los granos que explotaban y se desprendían de ella. La segunda consistía en separar los granos de la mazorca y arrojarlos directamente al fuego, comiéndose los que explotaban. El último y más complicado consistía en calentar una vasija de arcilla poco profunda, que contenía arena de grano grueso, y cuando la arena alcanzaba una elevada temperatura, se colocaban sobre ella los granos de maíz desgranados de la mazorca, que al cocerse estallaban en la superficie.

A nivel mundial se consume este producto como un alimento versátil y nutritivo, aunque es importante saber que una taza de palomitas de maíz contiene 31 calorías, 1 gramo de proteína, 6 gramos de carbohidratos y 1 gramo de fibra.

 

El maíz palomero lo caracteriza sus granos que explotan al calentarse porque tienen una cáscara dura que sella la humedad dentro, que desde la antigüedad se le considera versátil y nutritivo.

El maíz palomero lo caracteriza sus granos que explotan al calentarse porque tienen una cáscara dura que sella la humedad dentro, que desde la antigüedad se le considera versátil y nutritivo.

*Agradezco de antemano sus comentarios y sugerencias sobre temas agropecuarios y ambientales en el correo electrónico heidydiario@yahoo.com.mx en Facebook Heidy Wagner Laclette, en Twitter @heidyDiario