imagotipo

Manufactura, comercio electrónico y paradigmas

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

Los cambios en la industria manufacturera en Estados Unidos han sido notorios en los últimos años. Si nos ubicamos en 1979, el sector empleada a 19.5 millones de personas en nuestro vecino del norte. Si bien es cierto durante la década de los ochenta la cifra se mantuvo en 17 millones y en los noventa en 18 millones; desde el inicio del nuevo siglo los datos fueron a la baja.

Para 2010, Estados Unidos solamente empleaba a 11.5 millones de personas en el sector manufacturero. Para 2016, la cifra se elevó un poco a 12.3 millones, pero desde entonces sigue bajando. Y si bien algunos apuntan a China como el principal responsable de la pérdida de empleos en el sector, la responsabilidad cae más sobre Amazon y empresas que revolucionan los hábitos de consumo. La clave: la productividad.

De acuerdo con información del Informe Semanal de la revista Política Exterior, Amazon necesita solo la mitad de trabajadores para comercializar 100 dólares en productos y mercancías de los que ocupan gigantes como Sears, Macy’s o Bloomingdale’s

Los distribuidores minoristas en línea generan en ventas por empleado 1,267,000 dólares; mientras que en el comercio tradicional la cifra solo alcanza los 279,000 dólares. Como muestra basta citar el estudio de la consultora Orbital Insight publicado por JPMorgan Chase donde a través del uso de fotografías satelitales, revelan que cada vez existen más espacios en los estacionamientos de los centros comerciales.

Los malls como son llamados en Estados Unidos, que en su momento protagonizaron la gran revolución del consumo en la segunda mitad del pasado siglo, comienzan a cerrar de costa a costa. Incluso hedge funds e inversores bajitas están apostando corto en contra de empresas como Simon Property Group que es el mayor propietario de centros comerciales en Estados Unidos, provocando que sus acciones hayan caído un -5.5% en lo que va del año.

De igual forma, las acciones de Ascena Retail Group, propietario de 493 tiendas dentro del grupo arriba mencionado, han caído en -35% desde inicio de año. LBrands, propietaria de la marca Victoria’s Secret acumula pérdidas de -25% desde enero pasado.

El 10 de marzo pasado, Radioshack que en 1998 era la mayor cadena de tiendas de electrónica en el mundo, se declaró en suspensión de pagos. Sears, que en 1995 era la mayor cadena de grandes almacenes en Estados Unidos, ha puesto en duda la viabilidad de su negocio.

Si bien es cierto, el comercio online sigue siendo menor respecto a las tiendas físicas al representar únicamente un 8.3% de las ventas totales; las opciones virtuales siguen ganándole terreno a la ventas en locales comerciales.

Entre 2010 y 2014, el comercio electrónico creció en un promedio de 30,000 millones de dólares anuales. Y mientras que los intercambios comerciales en tiendas físicas pierden peso, empleos y ventas; Amazon sigue aumentando sus ventas, construyendo nuevos centros logísticos y de operación y contratando más personal. Su más reciente centro en New Jersey emplea a 4,000 empleados y miles de robots.

El sector de los juguetes también se encuentra pagando el precio de los cambios culturales y digitales a pesar que las ventas siguen subiendo. El caso más reciente es el de Toys’R’Us que a principios de la década de los noventas mantenía como slogan “Si existe, está en Toys’R’Us”; en la actualidad, 25 años después, la empresa se acaba de declarar en bancarrota.

No es el único caso; Mattel o Lego también muestran signos de debilidad, a pesar que como indica la consultora NPD citada por Expansión, “la venta global de juguetes mantiene una tendencia alcista en los últimos años, que se ha mantenido a un ritmo del 3% en el primer semestre de 2017, y se espera que el año cierre con un alza del 4%”.

El crecimiento de las ventas en Amazon, los altos costos basado en grandes tiendas a las afueras de las ciudades, llevaron a Toys’R’Us a acogerse a la ley de quiebras de Estados Unidos. La empresa contaba con 1,600 tiendas y 64,000 empleados. Y mientras que en 2005 fue comprada en 6,600 millones de dólares; el año pasado perdió 36 millones con una deuda que alcanzó los 5,000 millones.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

www.chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)