imagotipo

Medio Siglo

  • Morales OBREGÓN

* SJR, más problemas

* En el PRI, también

* Ombudsman político

A los muchos problemas que aquejan al Ayuntamiento de San Juan del Río, que preside Guillermo Vega, podría agregarse pronto una crisis en el área de Servicios Públicos municipales derivada del conocido desorden administrativo que impera en ese municipio.

Ningún problema parece ser mucho para el alcalde sanjuanense, quien se esmera en acumular conflictos: en apenas un año de gestión se le ha visto de todo y sin medida, por ejemplo sus variados pleitos políticos y el intento de censura y control sobre varios medios de comunicación, constantes desplantes de su hermano el “influyente” que hasta guaruras trae, uso de patrullas para fines netamente personales, malos manejos financieros, negligencia jurídica (Fabián Pineda le gana los casos) y, para colmo, el mayor índice delincuencial del estado y los más sonados casos policiacos en lo que va del sexenio.

La violencia se ha convertido en la marca de la casa de San Juan del Río, que –hay que decirlo- antes tampoco estaba muy bien que digamos en ese rubro, pero hoy vaya que se ha empeorado con Vega.

OPERA EN CONTRA

La desesperación por querer controlar a los medios de comunicación y todo lo que digan sobre el alcalde de San Juan del Río, Guillermo Vega Guerrero, ha llevado a la titular del área de Comunicación Social del Municipio, Noemí Cortés Osornio, a extralimitarse en sus funciones al querer controlar la difusión de información incluso de funcionarios y dependencias estatales.

La falta de experiencia y conocimiento sobre el trabajo de los representantes de la prensa le ha hecho creer que puede decidir a quién informar sobre algunos eventos: un ejemplo fue la rueda de prensa que el secretario de Gobierno del estado y el Fiscal dieron la semana pasada en San Juan del Río para anunciar el arranque del Sistema Informático Único como parte del Modelo “Cosmos”.

Según informaron sus titulares de comunicación, la convocatoria estaba a cargo del Municipio, pero como a Noemí Cortés y a su poco sensible equipo ya no le gusta que le hagan preguntas incómodas a su jefe, el alcalde Guillermo Vega, que también estaría presente en el evento, decidieron no avisar a los medios que no siguen su “línea”. En cambio, sí lo hace con dizque “periodistas” que ni siquiera trabajan para un medio de comunicación y que se limitan a publicar en cuentas de redes sociales.

No es la primera vez que toma una desafortunada decisión, pues ya entre el gremio son constantes las inconformidades por querer limitar el trabajo de los medios, incluso excluyendo de sus canales de comunicación a quienes no le son de su agrado.

La “comunicadora” sigue los pasos de Guillermo Vega. A ambos se les olvida que el cargo sólo es de 3 años.

¿POLÍTICO?

Ya prepara su salto a la política el titular de la Defensoría Estatal de los Derechos Humanos, Miguel Nava, dando por hecho desde ahora que el Congreso estatal no lo ratificará en el cargo.

El ombudsman mantiene con esta Legislatura uno más de sus acostumbrados alegatos jurídicos, pero además tiene listo un nuevo argumento para quedarse en el cargo no obstante que tenga votación en contra y así seguir cobrando del erario hasta 2018, cuando quiere postularse a lo que sea como candidato independiente dizque con apoyo de varias organizaciones sociales.

Por lo pronto el ombudsman estatal, a quien no se le conoce ningún caso relevante de defensa en sus ya varios años en funciones pero sí muchos pleitos personales en juzgados (se fue a juicio hasta para no pagar predial en Corregidora) y denuncias en contra por supuesto acoso laboral, fondea un “guardadito” de campaña cuyo origen varios exempleados relacionan con los constantes despidos en ese órgano autónomo.

Ante tanta denuncia en contra, dice él que por parte de “malagradecidas”, Nava tiene a algunos “arrojados” y “espontáneos” empleados que se dedicaron a circular en redes sociales comentarios muy similares (casi dictados por la misma persona) en los que (¡oh, contradicción!) califican de mentirosas a todas las víctimas de acoso de Miguel Nava.

O sea que revictimizan desde la Defensoría de Derechos Humanos a quienes se atreven a denunciar. El mundo al revés.

BAJO  LA LUPA

Por cierto que esta semana arranca el análisis del trabajo de Miguel Nava al frente de la Defensoría y habrá qué ver qué responsabilidades sí asume, porque cuando se trata de hablar de observaciones a su manejo financiero, responsabiliza al Gobierno de las irregularidades porque es el que paga; cuando se trata de enfrentar críticas, el gobierno es el patrón y él sólo un empleado más, aunque sea el jefe directo de otros. Habrá que ver si asiste a la cita con los diputados.

ALZA A LA UAQ

El aumento del 17 por ciento de presupuesto estatal para la Universidad Autónoma de Querétaro dejó confundidos a todos. Mientras que Pancho Domínguez afirmó que era un recurso de 603.8 millones de pesos que ejercerá la institución, en el último Consejo Universitario el rector de la casa de estudios presentó una tabla en la que se aseguraba que la Universidad necesitaba 667.59 millones de pesos. Entonces ahí ya no cuadró.

Para evitar hacerse bolas, Gilberto Herrera aseguró a los medios que será un tema de análisis para la siguiente sesión de Consejo Universitario, para saber si el presupuesto estatal sí cumplió con la institución.

BRAULIO GUERRA

Correcta, legítima y popular, aunque por desgracia improcedente la lucha del diputado Braulio Guerra Urbiola en contra del aumento en los peajes de la carretera 57 México-Querétaro.

El diputado federal queretano intentará llevar el tema al pleno de la Cámara de Diputados para que se apruebe un exhorto a Capufe y Banobras para reconsiderar el alza aplicada ya en todo el país.

QUE SIEMPRE NO

Que ya se “cuarteó” el exsecretario municipal de desarrollo social, Erik Osornio, en su enfrentamiento con Juan José Ruiz, dirigente del PRI, a quien acusó de no cumplirle la promesa de entregarle el Comité Municipal de Querétaro.

El miércoles el exalcalde y excandidato Roberto Loyola Vera abrió fuego con una carta dirigida a Juan José Ruiz, exigiéndole que propicie la unidad partidista. A Loyola le siguió el jueves su protegido Erik Osornio con su respectiva carta y a los dos Juan José Ruiz les respondió diciéndoles “perros”. Peeerooo… algo pasó, porque al otro día Osornio andaba buscando hacer las paces. Otra llamarada de petate del mismo personaje.