imagotipo

Medio siglo

  • Morales OBREGÓN

* Lector Número Uno

* Detención Top Trend

* Notario ¿coyote?

La detención del fotógrafo Luis Luévanos y del chofer Rubén Ruiz por parte de la Policía Municipal de San Juan del Río, cuando hacían una cobertura periodística para EL SOL DE SAN JUAN DEL RÍO, es una muestra más de la intolerancia, del desconocimiento jurídico y de la visión virreinal que impera en esa Presidencia Municipal.

Personalísima y cobarde revancha, sí, pero también el colmo de las torpezas políticas, esta acción se suma a la ya larga lista de desatinos jurídicos acumulados en la administración de Guillermo Vega, abogado por cierto, que se distingue ya por su insolvencia en alegatos de todo tipo.

Es una ironía sanjuanesca que Vega tenga tanta intolerancia como reincidencia en el fracaso de gestiones públicas: lo mismo el año pasado cuando valientemente quiso defender el proyecto Ciudad de las Mujeres que Marcos Aguilar le quitó como caramelo a un niño, que recientemente cuando Antropología y un juez federal lo pusieron cada uno en su lugar cuando defendía su puesto ambulante de cobro de predial, que tuvo que quitar.

El sábado nuestro Lector Número Uno tuvo oootro descalabro.

La Presidencia Municipal quiso convertir las fobias personales del alcalde en argumento jurídico y se estrelló contra el rigor de la Fiscalía General del Estado, que no encontró elemento alguno para consignar como insistió más de tres horas la Policía Municipal que se hiciera, en contra del compañero fotógrafo Luis Luévanos.

Y vienen mas, porque a ver cómo justifican las horas que mantuvieron a dos personas privadas de su libertad, ilegalmente. Ese sí es un delito.

SALDO

El último berrinche sanjuanense sirvió para muchas cosas:

Para conocer entre los medios de comunicación locales quiénes sí y quiénes no son fieles al gremio, quiénes trabajan de señuelo o de plano encubiertos para el “abogadazo” alcalde, y además para ver cómo en varios otros periódicos se volvieron a doblar esos de las “exclusivas”, los que no pintan, orondos defensores de la libertad de expresión, coleccionistas de gafetes y fiasco de encuestólogos. Ni pío.

Ya hasta hubo detenciones extrajudiciales y algunos venaditos siguen escribiendo que el problema es un convenio publicitario. ¿Son o se hacen?

En cambio fueron muchos más los colegas solidarios, de Querétaro y de otros estados, de prensa, radio, televisión y digitales, que sí comprendieron el burdo amago policial y que lo condenaron. Se les agradece infinitamente el apoyo.

De hecho en redes sociales la denuncia de la detención de Luis Luévanos y Rubén Ruiz se convirtió el sábado en “top trend” de México.

INFORME GILBERTO

Cada quien politizó a su modo el Informe de Actividades que realizó el rector de la UAQ en Plaza de Armas. Mientras los líderes del SUPAUAQ y STEUAQ llamaron a sus homólogos de Puebla, Veracruz, Nayarit y Tlaxcala para manifestase en contra de las “políticas fascistas” de Gilberto Herrera, otros aprovecharon para destaparse como opositores de la administración universitaria actual.

Fue el director de la Facultad de Contaduría, Arturo Castañeda, quien a través de un escrito expedido por el Consejo Académico de su unidad negó su participación a la marcha convocada por Herrera Ruiz, por considerarla una acción que sólo beneficia a intereses particulares.

Ni falta que hace el deslinde. Es bastante sabido que Castañeda Olalde busca ser el próximo rector y que pertenece claramente al grupo opositor a Gilberto Herrera; por eso no fue una sorpresa su ausencia ni en la marcha ni en el Informe, mucho menos que se le vio con una de sus aliadas: la directora de la Escuela de Bachilleres, Rosa María Vázquez Cabrera.

Uno muy criticado durante el informe de Gilberto Herrera fue el hijo de la lideresa sindical, Laura Leyva Saavedra, quien no paró de gritarle al rector finuras como “¡Cállate, esas son mentiras y eres un ratero…”.

Pero qué tal cuando el rector habló de la rendición de cuentas y habló de la eliminación de recursos para fiestas sindicales, el jovencito hizo mutis y no supo ni qué gritar, mientras que los abucheos de la comunidad lo hacían bajar del lugar donde se encontraba.

ACUSAN MALOS MANEJOS

Hace unas semanas los sindicatos de trabajadores administrativos y el de profesores de la Universidad Autónoma de Querétaro (STEUAQ y SUPAUAQ) solicitaron al subsecretario de Educación Pública del Gobierno federal, Salvador Jara, que se auditen los recursos federales destinados a los fideicomisos de jubilaciones de docentes, trabajadores administrativos y de confianza.

Según los sindicalistas, el rector Gilberto Herrera recibe los recursos (que se cuentan en millones) con la obligación de entregarlos a cada fideicomiso, pero que supuestamente no consulta a la Comisión que por ley determina su distribución y que hasta préstamos personales hace.

Eso afirman estos afectados, para quienes la “jugada” de Gilberto es clara “Deshacerse de nosotros y evitar investigaciones”.

DE BAZAR

Alfredo Botello Montes quiso ser ocurrente y ganarse la palmadita de su jefe, ironizando su respuesta a la oferta del rector Gilberto Herrera Ruiz en plena Plaza de Armas, de no postularse a nada con tal de que le suban el presupuesto a la UAQ.

“Las candidaturas no se subastan”, declaró abusando de esa sonrisita que en las fotos siempre parece (o es) burlona. Y bueno, el chistorete de quien alguna vez fue secretario de Gobierno, además de debatible porque ¡vaya que hay políticos que subastan candidaturas! (y para eso están los Aguilera) es digamos que esclarecedor de por qué este conflicto creció de forma inesperada.

Olvida Botello que un reclamo menor al de ahora de Gilberto catapultó a Mariano Palacios Alcocer en política. Y que en vísperas de elecciones un perfil académico-ciudadano como el del rector es competitivo.

CHULADA

En la Comisión Estatal de Aguas (CEA) asombró una revelación hecha por varios desarrolladores habitacionales que, incautos, dicen haber pagado por servicios como macro tomas  y otros rubros que resultaron ser “piratas” al empresario José Luis Muñoz Ortiz, quien por coincidencia también es notario. Un caso similar se detectó hace meses en los edificios Central Park.

LA DESPEDIDA

Hasta tres horas duran los encuentros que sostiene el alcalde capitalino, Marcos Aguilar, con los ciudadanos durante el nuevo programa del Gobierno municipal “Jalando parejo en tu colonia”. Y es que –dicen- no se va hasta escuchar al último ciudadano que desea tomar la palabra.

A la fecha suman 14 jornadas de este programa, en el que las principales demandas han sido seguridad, movilidad e infraestructura.

Este año se tienen programados 108 encuentros en diferentes polígonos, que impactarán 500 colonias de la capital. A cada reunión asiste un promedio de 250 ciudadanos, aunque el más reciente celebrado en Santa Mónica reunió hasta 400 personas. El éxito del programa, radica en que se trata de un diálogo directo entre ciudadanos y el alcalde, inédito a nivel nacional.