imagotipo

Medio Siglo

  • Morales OBREGÓN

* Exitazo Peña-Pancho

* Delegados como niñ@s

* Sanjuanenses caza-selfies

Calurosa, inesperadamente emotiva y llena de significados fue la visita del presidente Enrique Peña Nieto para inaugurar el libramiento Palmillas-Apaseo acompañado por Francisco Domínguez Servién.

Al primer mandatario se le vio ahí como en aquellos apoteósicos actos de campaña, hace años, a los que llegaba una hora antes y de los que salía hora y media después con la mano y la sonrisa cansada después de tanto apretón y tanta selfie.

Con la única diferencia de que ahora no llega antes, sino siempre dos horas después de citar a los invitados.

No se quedó atrás el gobernador de Querétaro, al que incluso el Presidente le reconoció que “trae buena porra” y en términos de organización y operatividad el evento fue un rotundo éxito. Para ambos.

Por extrañas razones tuvo que pasar año y medio del actual gobierno estatal para ver al Ejecutivo federal en visita de trabajo, y no sólo protocolaria como sus dos últimas llegadas al Teatro de la República, pero el resultado fue como si nunca se hubiera ausentado tanto y las diferencias partidistas con el gobernador, Peña del PRI y Pancho del PAN, simplemente no se notaron.

Se impuso el oficio político… y las señales rumbo al 2018.

NARRO “SALVADOR”

Nadie pudo explicar con qué motivo el acompañante principal del Presidente Peña Nieto para inaugurar una carretera fue el secretario de Salud, José Narro, haciendo menos otra vez al de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza, pero entre los priistas la señal fue tomada como confirmación de aquella otra muy extraña distinción hacia el exrector en marzo pasado, cuando habló en pleno aniversario del partido y fue presentado como “priista distinguido”.

Cómo andará el PRI en su crisis de marca política a nivel nacional que un gris exrector de la UNAM como Narro de pronto se convierte en el as bajo la manga, sólo por tener un perfil más “ciudadano” o “independiente” y pocos “negativos” en las encuestas. El menos peor, pues; un candidatito para el “partidazo” que sigue diciéndose a sí mismo, pero sólo para no perder la moral, aquello de anda “recuperando México”.

COMO NIÑ@S

Esta y otras lógicas bastante básicas fueron recogidas por los delegados federales que ya andan olfateando el próximo hueso. Fue a ellos que la presencia de Narro, más que el calorón que hacía en el lugar del evento, les aflojó la ropa interior: perdonarán ustedes que aquí se comenten semejantes tonterías, pero es que ese es el nivel al que caen estos funcionarios en su delirio por “figurar” en “el evento” y medir su “posicionamiento” rumbo al 2018.

APLICADOS

Tan olvidados están que las visitas del Presidente a Querétaro son la única oportunidad para que los delegados saluden federales a su máximo jefe político. En la apertura del Macrolibramiento Palmillas-Apaseo el Alto, los delegados, todos recluidos en un corral por aquello de que algunos gustan de brincarse las trancas, esperaron ansiosos, casi orgásmicos, para tomar la selfie en la caminata de Peña.

Y se vio una vez más quiénes son los niños más avanzados en esta práctica y que al menos en eso sí son buenos: Ernesto Luque, de Sedesol, y Gustavo Nieto, de Sagarpa, conocen a la perfección los trucos para acomodar el teléfono y obtener el mejor ángulo en caso de que les toque un saludo del jefe. Cosa que sucedió. Todos perdieron el día pero ganaron una selfie con el Presidente.

SIETE VIDAS

Impresionante cómo Enrique Peña Nieto en plena crisis de popularidad y tras haber visto y padecido casi de todo en su sexenio conserva esa capacidad de seducción escénica que tanto le ayudó a llegar a Los Pinos.

Es un hecho que el presidente regresó a las campañas, aunque él ya no tenga nada por jugar más que una salida con decoro, y en esas largas despedidas no sólo hace valer la alta investidura que encarna sino también su innegable “don de gentes”.

SANJUANENSES

Bien por el Presidente, porque es su papel, pero mal por aquellos que pierden hasta la melena por tantito de notoriedad.

Cayó a niveles de indigna la actitud de decenas de “políticos” que sacaron el cobre y dejaron ver su enorme necesidad de reflector y su falta de oficio, al perder toda compostura y literalmente lanzarse sobre el mandatario para tomarse una foto con él.

Como si se tratara de una estrella de rock, o más bien estrella de reggaetón porque esos ahora parecen ser los más famosos, Peña Nieto demostró tener mucho punch en San Juan del Río, al menos entre los políticos. Lo malo es que ninguno de los regidores, incluso los de su partido, ni los funcionarios municipales aprovecharon la oportunidad para gestionar algún beneficio para la demarcación que tanto dicen querer. Sólo ellos, ellos.

De esta forma personajes como la ya famosísima en redes sociales #LadyFotos, la regidora del PRI Dulce Romero Gallegos, pareciera que sólo llegaron al cargo para llenar sus redes sociales de bellas imágenes que a los ciudadanos no les sirven para nada y que son el reflejo de su nulo trabajo y propuesta.

Al presidente todos se le cuadraron en esta visita, incluyendo a los funcionarios estatales, que muy discretamente se acercaban para que “sin querer” les tomaran la foto con el Presidente.

EL FUCHI

Quien marcó diferencias fue el Estado Mayor Presidencial, que en la visita del Presidente de la República hizo menos a los reporteros locales que acudieron a cubrir el evento ya que los colocó varios metros detrás (y separados por vallas) de la prensa nacional.

La excusa de los encargados de Comunicación Social de la Presidencia fue que los medios nacionales se irían con el mandatario una vez terminado el acto. No obstante, la sorpresa fue que salieron al mismo tiempo que los queretanos.

ASOLEADOS

Los invitados a participar de la inauguración de dicho libramiento dieron “el remojo” de dicha vialidad al caminar bajo el rayo del sol que caía “a plomo” más de dos kilómetros para llegar a donde se encontraban sus vehículos. Pese a que estaban dispuestas unas camionetas para trasladar a las personas, fue tal la desorganización que funcionarios como Marco del Prete y Paulina Aguado prefirieron caminar que esperar bajo el sol a que llegaran los vehículos.

¡BUEEENOOOS… DÍAAAS!

Todos los días, sin excepción, los delegados federales que al menos en un chat de “whatsapp” sí se encuentran unidos saludan al ahora delegado regional de la Secretaría de Gobernación, el actuario Juan Carlos Padilla, arroz de todos los moles y mejor conocido como el “corre ve y dile” del círculo rojo.

El actuario informa todos los días la “línea” a seguir por parte del Gobierno federal y a cambio recibe diariamente los buenos días de parte de casi todos los súbditos delegados.

Gobernación necesita un delegado que sea un verdadero auxiliar de las tareas necesarias del estado, como el robo a combustible y el tema de periodistas, donde no hay acciones ni estrategias claras. Sólo chismes, comiditas y, como ya platicamos, muchas selfies entre los delegados.

PEGUEROS

Vaya “oso” que hizo el secretario general de Gobierno del municipio de Querétaro, Manuel Velázquez Pegueros, al declarar que la Procuraduría General de la Republica (PGR) investigaba a policías municipales por su presunta participación en el robo de combustible, cuando un día antes a través de un comunicado la misma Secretaría de Seguridad Pública Municipal había informado que los oficiales únicamente fueron llamados en calidad de testigos.

Ante esta desinformación, la Procuraduría General de la República emitió también un comunicado para puntualizar que los policías fueron llamados a declarar como “testigos” de los hechos.

REGALITO

Muy contento se le vio al ex secretario general del Sindicato Único del Personal Académico de la Universidad Autónoma de Querétaro (Supauaq), Ángel Balderas Puga, al recibir una de las computadoras que entregó el alcalde Marcos Aguilar Vega, a catedráticos.