imagotipo

Mejoramiento de suelos contaminados por hidrocarburos

  • Heidy Wagner Laclette

Las actividades del hombre dan origen con frecuencia a consecuencias ambientales especialmente observables en el suelo, por ser éste el primer punto de contacto de una fuga de sustancias líquidas o sólidas tóxicas tal es el caso de los hidrocarburos. Si bien el suelo no es un medio importante en la dispersión de contaminantes, en combinación con el agua y en menor medida con el aire se transforma en un agente dispersante de la contaminación presente.

Debido al derrame de metil en San Juan del Río ocasionado por una toma clandestina que dañó tierras de cultivo, hemos escuchado hablar de biorremediación de suelos contaminados por hidrocarburos, técnica que consiste en usar organismos vivos para el consumo de contaminantes en el suelo.

A través de la ingeniería de la remediación es posible aplicar tecnologías en la recuperación ambiental de sitios degradados por la actividad humana, tomando en cuenta que el tratamiento y recuperación de suelos contaminados se define como el conjunto de operaciones realizadas con el objetivo de controlar, disminuir o eliminar los contaminantes presentes.

Ahora bien, los hidrocarburos afectan las propiedades físicas y químicas del suelo, como el pH, textura, permeabilidad, pérdida de crecimiento vegetal. Para este problema, surgen  distintos tratamientos tanto físicos, químicos como biológicos, siendo estos últimos sostenibles y económicos cuando se trata de limpiar zonas afectadas por hidrocarburos.

Este tipo de tratamientos biológicos, aprovechan las distintas especies de microorganismos como hongos y bacterias, los cuales tienen como fin remediar las superficies sólidas o líquidas contaminadas por los derrames de crudos presentados, y recuperar la superficie original.

La biodegradación de hidrocarburos en diferentes ecosistemas requiere de la presencia de microorganismos que a través de la actividad bioquímica, oxiden estos, la degradación de hidrocarburos se lleva acabo principalmente por bacterias, seguidas por los hongos, levaduras y algas.

Los microorganismos hacen parte fundamental de los procesos de biorremediación. En gran parte, las bacterias desempeñan el papel de mayor importancia en la biodegradación de contaminantes orgánicos en suelos; los hongos también metabolizan compuestos orgánicos pero no son tan eficientes como las bacterias.

*Sígueme en redes sociales

(F) Heidy Wagner Laclette

(T) @heidy Diario