imagotipo

Migrantes, desplazados y refugiados

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

De acuerdo con información recabada por la revista Política Exterior; en 2016 murieron o desaparecieron más de 7,000 personas tratando de cruzar alguna frontera. De ello, según la Organización Internacional de Migraciones 4,812 perdieron la vida en el mar Mediterráneo.

Para Estados Unidos, pero sobre todo Europa, el tema es central en la agenda política. A la Unión Europea han entrado desde 2014, 1.5 millones de emigrantes y refugiados en su mayoría provenientes de Medio Oriente y de los países africanos afectados por las guerras y las catástrofes medioambientales.

En década y media, el número de migrantes que cruzaron alguna frontera se triplicó sumando en la actualidad el 3.3% de la población mundial. Hoy en día, existen 250 millones de personas que viven en un país diferente al que nacieron; es decir uno de cada treinta habitantes en el mundo.

Y todo indica que la tendencia continuará en los siguientes años derivado a los desastres provocados por el cambio climático y a las desigualdades económicas globales. Siguiendo con los datos de la revista española, las ocho fortunas más grandes del mundo suman lo equivalente a la mitad de la población más pobre, unos 3,600 millones de personas.

Por tal motivo, las migraciones marcarán el rumbo del siglo XXI. Los grandes movimientos trasnacionales de personas mezclado con la caída en las tasas de natalidad de los países occidentales modificarán la composición étnica de muchos países en Occidente.

Proyecciones demográficas en Canadá que en 2001 era de un 80% de origen europeo, hacia 2106 podría ser solo del 20%. Desde luego el impacto político ha sido evidente en los votos del Brexit y de la elección de Donald Trump donde el temor a la inmigración constituyó un elemento clave de los resultados.

Pero el tema es mucho más grave cuando se analiza los desplazados por desastres naturales que en 2015 sumaron 1.1 millones de personas en África. A lo que hay que sumar 270,000 personas que huyeron de sus hogares en Nigeria, Chad y Camerún para intentar escapar de la violencia generada por el grupo islamista Boko Haram.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, advirtió que, en Yemen, Somalia, Sudán del Sur y Nigeria están en peligro de sufrir una segunda hambruna en menos de una década debido a la combinación de guerras, sequías y enfermedades.

Tan solo en 2011, la hambruna somalí mató a 260,000 personas. En la actualidad, 20 millones se encuentran amenazados. “La ONU califica como hambruna cuando un 30% de la población de una región o país sufre malnutrición aguda y cuando dos adultos y cuatro niños por cada 10,000 personas mueren diariamente por esa razón”.

Por otro lado, en Japón debido al descenso demográfico, la fuerza laboral del país está disminuyendo elevando la demanda de cuidados para los adultos mayores Se estima que para 2025, el país del sol naciente tendrá un déficit de 380,000 enfermas y personas especializadas en cuidados geriátricos. Para 2050, Japón habrá perdido a la mitad de su población actual.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

www.chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)