imagotipo

Nacionalismo vs internacionalismo: round 3

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

Como se preveía es las encuestas, que no fueron sorpresa en esta ocasión, Emmanuel Macron y Marine Le Pen obtuvieron las votaciones más altas en la primera vuelta del proceso electoral en Francia. Ahora todo se decidirá el próximo 07 de mayo cuando los franceses decidan sobre quién los gobernará los próximos cinco años y sobre el futuro de la Unión Europea.

Las siguientes dos semanas serán de intensas campañas con visiones contrapuestas sobre el papel de Francia en el mundo. Situación similar a la que vivimos en junio de 2016 con el Reino Unido entre los partidarios del Brexit y aquellos que buscaban la continuidad del país en la UE; o en noviembre de ese mismo año entre Hillary Clinton y Donald Trump en Estados Unidos.

Macron de 39 años, y Le Pen de 48 años han sido los protagonistas de un proceso electoral sui géneris desde la fundación de la V República en 1958, donde no solamente se trató de la primera vez que un presidente (Françoise Hollande) no buscaba la reelección; además que cuatro candidatos llegaron con grandes posibilidades para ganar la primera vuelta electoral y que las familias políticas tradicionales en Francia (socialista y gaullista) quedaron fuera para competir en el balotaje.

Las propuestas de ambos candidatos son totalmente contrastantes, sin puntos de conexión. Los franceses tendrán que elegir ente Macron, exbanquero con poca experiencia que apoya la continuidad de Francia en la Unión Europea así como una economía liberal; o bien Le Pen heredera de la ultraderecha francesa, partidaria del abandono de la Unión Europea.

Las encuestas sitúan a Macron con mayores posibilidades de ganar la elección presidencial. Tras conocerse los resultados, sus rivales otorgaron su apoyo al ex Ministro de economía. Jean Luc Mélenchon no se ha pronunciado sobre a quién apoyará el 07 de mayo. Significativo resultó el apoyo de François Fillon del partido Los Republicanos, quien ha sido catalogado como el gran perdedor de la noche del domingo. El apoyo a la coalición En Marcha! de Macron hace suponer la formación de un frente republicano para buscar vencer al Frente Nacional.

Como bien apunta Marc Bassets para El País sobre las dos semanas de campaña que se avecinan significan: “la misma fractura que atraviesa las sociedades occidentales en la complicada década posterior a la gran recesión. Según el país, y según el color ideológico de quien formula en análisis, adopta una definición distinta, pero las líneas divisorias son las mismas. Pueblo contra élites; perdedores contra ganadores de la globalización; campo contra ciudades; personas sin y con educación superior; nacionalismo contra internacionalismo; repliegue y apertura; intervencionismo económico y liberalización suave”.

En los siguientes días probablemente veremos la definición de los candidatos derrotados y a quiénes sumarían sus apoyos. Se espera también que el presidente francés Françoise Hollande pida el voto por Macron.

Los sondeos anunciaban que Marine Le Pen sería la más votada el pasado domingo, pero Macron logró alzarse con el primer lugar en la votación. Esta cuestión pone en una situación de desventaja a Le Pen; y aunque pasa a la segunda vuelta electoral significa también una pequeña derrota.

En caso de una victoria para Emmanuel Macron el próximo 07 de mayo lo convertiría en el presidente más joven de la V República, cuestión que supondría una renovación generacional y plantearía dudas sobre la ola populista que afecta a las sociedades occidentales con la victoria de un exbanquero favorable a la globalización y la UE.

De ganar Marine Le Pen, los franceses tendrían un presidente favorable a la salida de la UE y del euro, que impulsaría un cierre de sus fronteras e impondría medidas contrarias a la inmigración con lo que Francia y Europa entrarían a territorios desconocidos.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)