imagotipo

Nuevas tecnologías para el sector agrícola

  • Heidy Wagner Laclette

El diccionario de la lengua de la RAE define la agricultura como “el arte de cultivar la tierra”. Desde hace años la agricultura ha dejado de ser una labor artesanal para convertirse en una actividad global en la que deben convivir la sostenibilidad económica, la medioambiental y la social.

La agricultura se enfrenta por lo tanto al enorme reto de alimentar a una población cada vez mayor y esto solamente será posible incorporando las últimas tecnologías, y desde luego gracias a la mejora de semillas y prácticas agronómicas los rendimientos por hectárea se han multiplicado.

Por tanto, la nueva agricultura es mucho más que producir, las nuevas tecnologías permiten cultivar cada terreno en función de sus necesidades de fertilizantes, agua y fitosanitarios según la orografía, el tipo de suelo y utilizando técnicas agronómicamente sostenibles.

Actualmente esta tecnología se aplica en las sembradoras y tractores que disponen de GPS que les ayuda a moverse con toda precisión por el terreno. El sistema de autoguiado proporciona numerosas ventajas como la de ahorro de insumos.

Estos avances tecnológicos han permitido desarrollar la agricultura de precisión, que busca una mayor eficiencia en el cultivo mediante la gestión agronómica. Esta técnica combina una administración eficiente con la rentabilidad de las explotaciones.

Por ejemplo, John Deere ha desarrollado el sistema de telemetría (JDLink), capaz de controlar las operaciones de toda una flota de maquinaria, registrando desde la posición de la máquina hasta los consumos a lo largo de la jornada.

Estas novedosas técnicas no se usan únicamente para la siembra, sino también en la cosecha. El sistema Enocontrol, desarrollado por New Holland, realiza una vendimia mecanizada diferente según la información aportada por el enólogo de las distintas zonas y calidades de la uva, en función del suelo, la topografía, el microclima o la salud de la vid.

Además buena parte de los tratamientos fitosanitarios van hoy en día incorporados en la semilla, lo que obliga a llevar a cabo menos procesos aéreos, con el consiguiente beneficio medioambiental, ya que la cantidad empleada es muy inferior.

*Sígueme en redes sociales

(f) Heidy Wagner Laclette

(t) @heidyDiario